23 marzo, 2017

Lo que importa es lo de adentro

Porque hay historias que merecen mil veces ser contadas.
Gracias Disney.


Nos fuimos a ver uno de los estrenos del año.
Feliz finde largo!

21 marzo, 2017

Otoño, estoy enamorada


Hoy, mientras escribo en mi blog (una vez más) sobre mi estación favorita me pregunto: ¿siempre me gustó el otoño? ¿qué placer encuentro en el hecho de tener que madrugar cuando la temperatura baja, y los días se acortan? ¿Qué me pasa cada vez que despierto de mi hibernación y abandono la cueva? 
Estoy segura que hay una explicación psicológica al respecto, pero no me voy a meter en esa. 
Creo que, sin planificarlo, mi familia hizo que amara el otoño. Se los debo y lo celebro y de verdad, estoy muy agradecida.

El otoño está en cada mañana, en cada taza de té con leche que me preparaba mi abuela, antes que pasara el micro a buscarme para ir al colegio.
Cada vez que me compraban una polera, mi prenda favorita. 
Cada vez que entrábamos al cine Los Ángeles a ver una de Disney, para calentarnos el cuerpo y el corazón.
Cada vez que me arropaban con una frazada arriba de otra y otra y una más, por las dudas.
Cada tarde que pasábamos escuchando Los Musicuentos.
Los años pasan pero las mañas no se pierden.
Hoy, la vecinita ya no es una niña, pero cual Winnie the Pooh, procura tener siempre a mano frascos de miel cuando llega el otoño, variedades de té en hebras porque en este barrio estamos convencidos que el té cura, y no me refiero al famoso granulado efervescente para estados gripales. Organizamos las alacenas y nos surtimos de provisiones para preparar guisos, sopas caseras y todos esos lindos platos que ameriten comerse en cazuelas.
Las poleras siguen siendo mi prenda favorita. 
Las series, el mejor plan.
Las gatitas, el mejor calefactor del mundo.
La música de Pete Yorn, She and Him y Regina Spektor, los elegidos de la estación.
Y este barrio, y ustedes que pasan por acá, el mejor pasatiempo.

Bienvenido otoño.
Te estaba esperando.


17 marzo, 2017

Costos versus valores


Para mamá, mi artesana preferida de la vida.

En Tienes un email, una de las películas cabeceras de este barrio, hay una escena en la que Joe 
F-O-X pregunta el precio de un libro confeccionado de manera artesanal en la tiendita de Kathleen Kelly. El vendedor le brinda la información y además se explaya en los detalles de confección del libro. Joe Fox no sólo no lleva el libro sino que dice una frase del tipo: no imaginé que ésto podía costar tan caro. El vendedor lo corrige y es el momento que queremos atravesar la pantalla y besarlo. Mira a Joe Fox, con una mezcla de indignación/compasión, y dice: no, por eso VALE tanto. 

Costos vs. valores en una escena de lo más chiquita pero significativa y hermosa para todos los que nos dedicamos a crear, a producir algo con nuestras propias manos. Esa escena define el verdadero significado de lo artesanal, del tiempo invertido en llegar a un resultado final y sobre todo, habla del amor puesto en ese objeto. Gracias - una vez más - a nuestra musa, Nora Ephron, por ese diálogo que defiende el valor de las cosas más allá de su precio.

Ser artesano no es solamente tirar una manta en Plaza Francia todos los fines de semana, va más allá de un espacio físico. 

Artesano es quien prefiere perderse una tarde en una artística antes que en el shopping. Es aquel que elige aprender carpintería, bordado, tejido, pintura, sólo por mencionar algunas opciones, antes que aprender chino mandarín. Es aquel que sabe que lugares como Easy o Sodimac son la perdición. Es entender términos como DIY, chalk paint, decapados, sublimaciones, punto cruz o cadeneta. Sos artesana el día que te descubriste a vos misma "cirujeando" (término que se utiliza cuando "rescatás" muebles, maderas u otras cosas que están desechadas en la calle, generalmente, al lado de contenedores para intervenir y transformarlos en algo nuevo y hermoso). Si pasás por una obra y mirás con deseo los pallets donde se apoyan los ladrillos, no lo dudes, sos una artesana.
Si te encanta planificar tus tardes rodeada de hilos de bordar, pinturas y bastidores, lo tuyo es el arte.
Porque habrá muchas casas con objetos deco, pero ninguna de esas cosas tendrá el encanto de algo hecho por tus propias manos. Es único.

Y si por esas casualidades, viviste la experiencia de exponer en una feria, y se acercó alguien a tu puestito ambulante a preguntar el precio de uno de tus productos y lo dejó de lado porque quizá le pareció caro, no te aflijas. Seguramente, esa persona era como Joe Fox y no podía pensar que en ese precio estaban también las horas de dedicación, las ideas originales y el amor puesto en un objeto para alegrar la vida de alguien.

Por suerte, todavía hay gente como Kathleen Kelly y por ellas, y por nosotros mismos, siempre va a valer la pena seguir creando.

Feliz día del artesano!
Y como siempre, gracias a mi maestra preferida que me enseña tanto en el arte pero más en la vida.
Sin ella, cosas como éstas, nunca podrían haber ilustrado el post de hoy.
Sin ella, no existiría la vecinita de enfrente.

Amor por los zorros

14 marzo, 2017

Todas aman a: Jake Gyllenhaal


Imaginen que están en su restaurant favorito. No importa si es un bodegón o uno con vista a Puerto Madero. Un camarero se acerca con el menú o esa pizarra escrita con los platos del día y no pueden decidirse. Les gusta todo. Hay varias opciones y ustedes encajan en todas. 
Saben que si piden las pastas se van a quedar con ganas de pescado, y si se deciden por la pesca del día no podrán probar el clásico de la casa.

Algo parecido pasa con Jake Gyllenhaal. Es inabarcable. Nos gusta TODO. Es el clásico que hay que pedir y el más exclusivo del menú. Es la langosta y el revuelto gramajo. Es el encanto rústico de comer con la mano y con vajilla de plata. 
Elegir las fotos que (espero) les alegrará la vista durante la lectura fue tan difícil como elegir sus películas.  Es que Jake nos pone verborrágicas, rápidas y furiosas, y entonces por primera vez en la historia del Todas aman y del blog, rescatamos lo bueno y algún bodrio de Gyllenhaal, porque gracias a su intensidad, Jake siempre nos hace ver el vaso medio lleno. 

Controlen sus instintos animales o, como dijo una vecinita amiga, den rienda suelta a su camionera interior. 

Bienvenidas al primer Todas aman del año!

Hoy:
Jack Gyllenhaal

No había chance que Jacob Benjamin Gyllenhaal no se dedicara a la actuación. Hijo de un director de cine y mamá guionista y ahijado de Jamie Lee Curtis y ¡Paul Newman! Su hermana Maggie siguió los pasos de Jake y se dedicó al cine como su esposo, Peter Sarsgaard. Rodeado de gente vinculada al medio artístico, Jake demostró su gusto por la actuación desde niño pero antes fue camarero, guardavidas (me ahogo!me ahogo!) y durante dos años estudió religiones orientales y filosofía en la Universidad de Columbia hasta que colgó todo para dedicarse al cine.

Quiso ser Frodo en El Señor de los Anillos pero le ganó Elijah Wood. Audicionó para ser Spiderman pero Tobey Maguire tomó el lugar. Así que Gyllenhaal encaró su carrera lejos de superhéroes y personajes de aventuras. Y mal no le fue.

Pasen y lean el repaso caprichoso de la vecinita. A veces, mesurable por su calidad fílmica. Otras, por su belleza, diría, casi insoportable.

Secreto en la montaña
(Brokeback Mountain)

No se puede hablar de Gyllenhaal y pasar por alto Brokeback Mountain, porque si bien no fue su primer trabajo sí fue el que lo puso en un pedestal junto a Heath Ledger. Gracias a esta historia de amor gay basada en la novela de Annie Proulx, dirigida por el groso de Ang Lee, Jake ganaría a los 25 años un Premio BAFTA y su primera nominación a un Premio Oscar.
Mucho se dijo sobre el trabajo de su coequiper, Heath Ledger, a quien le tocó el rol más parco y hermético, pero Jack gana por valiente, por sensible y por sanguíneo. Su personaje, Jack Twist, logra exteriorizar lo que pasa en esa montaña, ese verano y lo que vendrá. Es el que se da la cabeza contra la pared más de una vez con tal de estar con su chico. Es el que apuesta, aunque le toque perder.
Y nadie pone en duda la belleza que siempre logra transmitir la mirada oriental de Ang Lee, pero Secreto en la montaña también es hermosa por esas patillas de Gyllenhaal, esos Wrangler y ese bigote que Jake se dejará crecer con el paso de los años, así como crece su tristeza y su frustración por llevar una vida que no está ni cerca de lo que alguna vez soñó junto a su amor, Ennis del Mar.

(Nota: cuando el vecinito daba sus primeros pasos, uno de los primeros posteos fue sobre esta película. Pueden viajar en el tiempo, ACÁ)

Amor y otras adicciones
(Love and other drugs)

Saquémonos la careta. Este híbrido en la carrera de Gyllenhaal sólo existe para que las vecinitas podamos verlo con poca ropa. Amor y otras adicciones pretende ser una crítica a la industria farmacéutica con un toque de comedia y romance. El combo incluye una novia con enfermedad incurable. Anne Hathaway, más insoportable que nunca, es la chica en cuestión que - en principio -mantiene una relación puramente carnal con Gyllenhaal, un visitador médico medio goma que conoce en el consultorio.
Sexo, amor y muchos blisters. Si van a verla, no teman: no hay golpes bajos, sólo Gyllenhaal como Dios lo trajo al mundo. Ese el anzuelo y la única razón para ver esta película.

Zodíaco

La película de David Fincher es un policial pero también es una película de chicas. En Zodíaco todos van tras la pista de un serial killer que a nadie le importa, porque nuestra mirada es para el brazo fuerte de la ley que conforma el trío hot: Mark Ruffalo, Robert Downey Jr. y Jack Gyllenhaal.  Hay una anécdota muy divertida en el barrio del día que junto a dos vecinitas se vio esta película, pero me guardo el detalle y les digo que, si bien Zodíaco nos pareció un plomazo, este barrio banca las películas de Fincher y ni hablar cuando se le ocurre armar un cast como éste.

La sospecha
(Prisoners)

Un sueño hecho realidad: Hugh Jackman y Jake Gyllenhaal en una misma película, dirigidos por un genio como Denis Villeneuve. 
Demasiado bueno para ser cierto, pero les tengo una gran noticia: Prisoners no sólo existe sino que es una peli tremenda. 
Jake es un detective que investiga la desaparición de dos nenas durante el día de Acción de Gracias. Hugh es el padre de una de las criaturas.
Gyllenhaal despista con su ambigüedad, sus tics nerviosos, sus tatuajes, su anillo, su camisa cerrada hasta el cuello y esa rabia contenida que lleva dentro. Jackman es el contrapunto explosivo, el padre sacado y desesperado dispuesto a todo.
Aunque Prisoners les crispe los nervios o les haga comerse las uñas (puaj), la película de Villeneuve es un excelente programa. Un té o un termo de mate, Jackman, Gyllenhaal y ustedes. 
Les garantizo una hermosa y otoñal tarde cinéfila rodeadas de belleza suprema en la pantalla.

El hombre duplicado
(Enemy)

Después de Prisoners, Villeneuve se copó con Gyllenhaal y volvió a dirigirlo en Enemy, la adaptación de la novela El hombre duplicado de José Saramago; para este barrio uno de los mejores libros de nuestra biblioteca. Ese libro hizo que más de una vez me pasara de largo varias estaciones de subte, es el que fui leyendo por las escaleras con el consabido riesgo de partirme los dientes, el que venía añadido a mi mano y costó soltar cuando se terminó.
Gracias Saramago por escribir así.
Gracias Jake por regalarnos tu tortuosa interpretación y sobre todo, gracias al director franco canadiense Villeneuve por cumplir el sueño de todas: ver en una sola película a Jake duplicado. 
Enemy nos presenta la historia de Adam, un profesor de historia que lleva una vida bastante anodina hasta el día que descubre, viendo una película, a un actor igual a él. La búsqueda de ese otro se convertirá en una obsesión por su propia existencia. Un retrato bastante retorcido sobre la crisis de identidad, la metamorfosis, la idealización de uno mismo y los miedos. Incluye una araña muy horrible, pero no se olviden: hay 2x1. Dos Gyllenhaal al precio de uno. 
Mi recomendación: tápense los ojos cada vez que la araña simbólica haga su aparición y disfruten el 2x1.
Gyllenhaal filmado en tonos ocre está como nunca antes. (Debajo, el trailer)

Primicia mortal
(Nightcrawler)

Cuando se estrenó Nightcrawler muchos se indignaron porque la Academia de Hollywood había decidido dejar fuera de las nominaciones a Gyllenhaal. Más allá de la verosimilitud de los premios, del pan y circo de los Oscar, lo cierto es que un actor debería ser nominado cuando le toca jugar un rol distinto a lo que nos tiene acostumbrados, cuando toma riesgos, cuando implica un desafío. Y eso es lo que hizo Jake en Primicia mortal como Lou Bloom, un ave de rapiña que huele el negocio de filmar accidentes y crímenes de manera casera, cruda y áspera, para luego venderlos al mejor postor.
Nightcrawler retrata la obsesión un tanto perversa de Bloom y la falta de ética y manipulación histórica en los medios de comunicación. 
Físicamente escuálido y con una mirada que da miedo, Jake genera por primera vez algo único en las vecinitas: rechazo. 
Sólo por esa rareza vale la pena verla.


Jake no sólo demostró su belleza y talento en la pantalla, sino también en las tablas. Hace un año y medio atrás, durante tres noches, interpretó en Broadway a Seymour en el famoso musical La tiendita del horror, uno de los favoritos de este barrio.
Próximamente podremos verlo en Life, una de esas pelis terroríficas del espacio, tipo Alien donde compartirá pantalla con el tan de moda Ryan Reynolds, pero nuestra mirada siempre estará puesta en esos ojos azules y en ese lunar que cubre su barba y su bigote hipster.
Sabemos que será difícil tomar una decisión.
¿Perdernos en su mirada azul como el mar azul? ¿su lunar? ¿su barba? ¿su peinado tirante o su pelo revuelto? su cuerpo? Nos gustan todas las versiones de Gyllenhaal que nos quieran mostrar en el menú.
Él es nuestro plato favorito.
Y si de algo estamos seguras es que no vamos a pedir dos cucharas.
El postre no se comparte.

10 marzo, 2017

Los galgos


Me encantan los galgos. Los considero personas con abrigos peludos. Siempre sentí que me comprendían. Les gusta estar con la gente. Saben que salir al mundo es difícil y lo sienten, sólo quieren que los mimes y hacerte sentir mejor. Tienen el instinto de quedarse cerca. Aún con todas las dificultades que acarrea ser su dueño o cuidarlos o rehabilitarlos, si te llevas del refugio al galgo más viejo, más necesitado, nervioso y estropeado y lo llevas a la playa y le sacas el collar, saldrá corriendo como loco, como si todavía fuera joven, como un cachorro, con la lengua colgando, de una punta a la otra de la playa.
Y es tan hermoso.

(Amanda, Blue Jay)


Amanda es fan de los galgos y cuando habla de ellos se los imagina así, felices, en libertad, en una playa. Esos galgos también hablan de ella, de sus renuncias; porque no es necesario saber qué hace Amanda (Sarah Paulson) de su vida para adivinar que dejó de divertirse, pero eso va a cambiar. Al menos por un día, cuando se encuentre por casualidad en el supermercado de su pueblo natal con Jim (Mark Duplass), su primer amor.

Blue Jay es una de esas películas de vuelta al pasado. Es volver a jugar, a hacer el ridículo y reírte de eso. Es improvisar una cena, bailar, escuchar grabaciones encontradas, cantar un hermoso tema de Annie Lennox, llorar, hablar de galgos, contarse secretos y sentirse vivos veinte años después.
Una cámara, dos actores y el amor después del amor.

Dirigida por Alex Lehman y producida por los hermanos Duplass, gente del mundillo indie que se caracteriza por hacer este tipo de películas de bajo presupuesto con un alto grado de improvisación -propio del cine mublecore donde se inscribe Blue Jay - no pretende ser una versión de la trilogía de Linklater, pero algo de eso hay. Tampoco va a impulsarte a que llames a tu Jim o a tu Amanda de hace veinte años atrás, pero seguramente sí te hará recordarlo.

Asi que este post va para todos los Jim y las Amandas que, de vez en cuando la vida nos cruza para volver a jugar.

Dato extra! trabaja la genia más genia de todas: Sarah Paulson, la misma que viene de ganar todos los premios por su papel de fiscal en American Crime Story: The people vs. O.J.Simpson.

Pueden encontrar Blue Jay en Netflix.

08 marzo, 2017

Mujeres




En un día como el de hoy, tomo prestadas las palabras de la uruguaya Simone Seija Paseyro.

Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando. Arquitectas de sueños, hacedoras de planes, ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de un fuego nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas que gozan, festejan, curan, recomponen, inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen.

Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.

Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un examen, o para cerrar una noche de cine. Las de "venite el sábado" porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música y hablar hasta cansarse. Las de adultas, a veces para asilar a nuestras almas a una con desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, sólo por las meras ganas.

El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada, y sin embargo, detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos.

Cambiamos, crecimos, nos dolimos, parimos hijos, enterramos muertos, amamos, fuimos y somos amadas, dejamos y nos dejaron, nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena, cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar. Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no. Creimos morirnos muchas veces y encontramos en algún lugar la fuerza de seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar.

Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor y cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos. Fuimos heridas e inevitablemente, herimos.

Entonces, los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar.

Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir.
Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.

Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emociono.

Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor del fuego que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía.

Como siempre. Como nunca. Como toda la vida.

07 marzo, 2017

Un libro, Un disco y Una serie: Edición Verano 2017


Hace unos días, agobiada por la ola de calor, con una vecinita de oficina improvisamos una mini mini lista de las cosas disfrutables del verano.
Palta, sandía, helado, el mar o el río (según las posibilidades) fueron las elegidas y colorín colorado la mini mini lista se ha terminado.

Para este barrio la vida debería funcionar en modo Otoño-Invierno. Transamos con la Primavera pero no negociamos con la estación de los mosquitos, el sol asesino, la incomodidad, los cortes de luz y la mala calidad de vida que trae el verano. La gente suele estar más alterada y es peligroso para la salud.
Por suerte, contra todo mal  -o casi todo- hay un antídoto. El del verano se llama aire acondicionado y mejora bastante el panorama infernal de vivir de Diciembre a Febrero en la ciudad.
Si no tienen un árbol cerca que les aporte el frescor de modo natural y hermoso, busquen a su aire acondicionado amigo. No será muy eco friendly, pero gracias a él pudimos disfrutar de:

Un libro - Un disco - Una serie
Edición: Verano 2017

Un libro
Podría hacer pis aquí 
y otros poemas escritos por gatos
Francesco Marciuliano



A veces, cuando me recuesto 
en tu cálido pecho
y oigo cada uno de tus alegres suspiros,
miro fijamente tus cándidos ojos 
y me pregunto: "¿Quién es éste?"

Proverbio gatuno

Hace un par de años atrás me enteré que existía este libro, sólo que no se había editado en nuestro país. Es por eso que pasó a formar parte de una larga lista de libros deseados por la vecinita.
Diciembre trajo el arbolito de Navidad y este libro debajo, entre las ramas tupidas de adornos artesanales.
Podría hacer pis aquí reúne una serie de poemas satíricos escritos desde la visión felina. Cuál es su fetiche con el papel higiénico, su vínculo con el veterinario, los gatos y el arbolito de Navidad o el placer egoísta de despertar al humano a las 4AM sólo por gusto son algunos de los temas tratados.
El poemario se divide en los capítulos: Familia, Trabajo, Juego, Existencia y no sólo el gatito de la portada es LO TODO sino que la edición es preciosa, hay fotos de gatunos y otras de elementos que nos hablan de ellos, como plumas de colores, ratitas de juguete, adornos de navidad rotos, alfombras y pelos.
De tamaño ideal cabe en la cartera de toda cat lady.
Traducido a nueve idiomas y best seller del New York Times, Podría hacer pis aquí es un libro de colección que hará que empiecen el año con una sonrisa y se olviden del calor.
Al menos, por un rato.

Un disco
La La Land
Original Motion Picture Soundtrack

Dice el dicho que al que no le gusta la sopa le sirven dos platos. Yo me pregunto: ¿y al que le gusta le sirven 3 o más?
Excepto Mafalda, todos saben que un plato de sopa reconforta, nos quita el frío y calienta no sólo el cuerpo, sino también el alma.
El soundtrack de La La Land genera ese calor, ese abrazo que abriga, esa mantita de apego, como la que usan los bebés. Es volver a escuchar canciones sobre sueños e ilusiones. Además, nos garantizamos tener siempre a mano la voz de Gosling grabada en el living de casa. 
Quizá la alegoría a ese plato invernal no sea el mejor ejemplo para esta edición Verano 2017, pero este regalo fue tan cálido como ese plato de sopa en el invierno. 


Una serie


Suits

Cada vez que me propongo no engancharme con otra serie de abogados encuentro la excusa perfecta y reincido. Suits (trajes), la serie que hace honor a su nombre es la de turno.
Es cierto que hay cantidad de dramas legales pero Suits es diferente a todas. En el piloto, conocemos a Mike Ross, un muchacho prodigio, con una memoria fotográfica ejemplar que tiene la mala costumbre de rodearse de gente equivocada. Gracias a su alto coeficiente intelectual, y casi por casualidad, se dedica a rendir exámenes de ingreso a la Facultad de Derecho para otros, a cambio de dinero. Ross no se recibió pero sabe que podría hacer la carrera en tiempo récord. Sin embargo, la adrenalina lo lleva a ir más allá y un día, accidentalmente, conocerá a Harvey Specter, el abogado estrella de uno de los estudios de abogados más importantes de NY. Harvey está en pleno proceso de selección de un ayudante y Ross cae en el momento justo y en el lugar indicado. Harvey contrata a Ross sabiendo que no estudió, pero ese pequeño gran detalle no quita que se convierta en un discípulo excelente y un falso abogado brillante. A medida que avance la serie, Ross será el protegido de Harvey y terminará mimetizándose con su mentor. Llegará el día que Mike dejará su morral, las all star y la bici y usará los mismos trajes Tom Ford que usa su jefe.
El actor que interpreta a Harvey fue modelo y se nota. Su porte, su manera de caminar y su sonrisa son de pasarela. Mike, a pesar de ser más "pajarito", no desentona y defiende dignamente su lugar. Si bien la química del duo protagónico es el fuerte, su creador, decidió no encallarse en ellos dos y la volvió una serie coral. Por eso, en Suits, los secundarios tienen tanto peso como Mike y Harvey. Seguramente, Louis Litt, el archienemigo de Harvey y socio del estudio, es uno de los puntos fuertes de la serie. De hecho, no podría existir sin ese contrapunto. Lo mismo pasa con Donna, la secretaria y confidente de Harvey. Ellos dos son hasta más importantes que la dupla protagónica.
Además, está la chica. Siempre hay una chica y una historia de amor. Rachel, la asistente legal del estudio, que en la real life es ni más ni menos que la novia del príncipe Harry de Inglaterra. En Suits deja la realeza de lado y será la novia de Mike. Una nena de papá poderoso que se enamora del embustero. 
Suits es dinámica y adictiva. Por supuesto, la ropa que se usa en la serie no es un detalle librado al azar. Sólo por eso ya vale la pena. Y además, es más divertida que otra series de abogados. No será una obra maestra, pero es fresca para pasar el verano y tiene una banda de sonido tan canchera como Harvey y su discípulo.



Nos volvemos a encontrar en esta sección durante el otoño, nuestra estación favorita!

03 marzo, 2017

Apostillas Oscar 2017: El día D


La vida es un carnaval como dice la canción y podríamos agregar que los Oscar se vistieron para la ocasión. No hubo espuma ni comparsa pero sí baile, risas, sorpresas y el gran papelón de la historia del cine en los últimos tiempos.
Durante la noche del domingo, todo lo que podía ser aburrido fue divertido y todo lo previsible dejó de serlo.  
Ya lo dijo TNT: pasa en las películas, pasa en la vida.
Y por supuesto, pasa en el vecinito también.

PREMIOS OSCAR 2017: EL DÍA D 

  • Fashion Police

Kirsten Dunst
by DIOR

Ver a Kirsten Dunst en la Red Carpet fue como reencontrarnos con una vieja y querida amiga. Para ser más precisa, una amiga muy bien vestida por DIOR. El negro no falla pero no suele ser la opción más usada en la red carpet. Sin embargo, este año varias eligieron ese color. Puede parecer poco jugado, pero en el caso de Dunst el negro absoluto contrastaba con el pelo rubio peinado - despeinado y el collar que parecía un rulito era el accesorio ideal para un vestido sobrio y elegante.

Emma Stone
by Givenchy

Los invito a que vuelvan a la foto 1 que abre este post. ¿Se ven los detalles de pedrería, el bordado y los flecos en degradé del vestido de la Stone? No es porque sea amiga del barrio, pero fue el vestido más lindo de la noche de los Oscar. Los sitios más trendy la votaron como la mejor vestida y comparto el veredicto.  
Emma tenía que sentirse cómoda con el vestido porque, mal que les pese a muchos, no había chance que no ganara el Oscar a Mejor Actriz. Y subió al escenario y los flecos del Givenchy brillaron tanto como el Oscar merecido entre sus manos.


Taraji Henson
by Alberta Ferretti

Bomba total. Taraji Henson dio una lección de sensualidad en la red carpet. Enfundada en terciopelo azul supo llevar tremendo escote y tajo con actitud ganadora. Además, toda ella parece decir: Nene, sabés todo lo que te falta aprender? Te queremos, Taraji. Entendiste todo de la vida.

Nicole Kidman
by Armani Privé

Es tan alta, tan fría, tan villana y sin embargo es raro que la pifie en una red carpet. Sólo por eso, nos olvidamos de todo lo malo que vemos en ella y la miramos con otros ojos. Kidman siempre está bien vestida. Puede que los colores fuertes le vayan mejor, pero el Armani nude del domingo pasado bien valía una misa, o un Oscar que finalmente no se llevó a casa.

Terminado el fashion police, pasemos a otras apostillas de la noche del cine:

 Justin Timberlake

Justin fue el responsable de arrancar la ceremonia de los Oscar. Su canción Can´t stop the feeling estaba nominada y Justin le puso onda, toda la que le faltaría al host, Jimmy Kimmel. Desde el fondo del teatro hasta llegar al escenario, Timberlake hizo bailar a varias caras famosas en la platea que lo arengaban y se preparaban para la que sería la fiesta del cine más bizarra de la historia. El show recién empezaba. 


¿Quién se creyó esa pantomima del grupo de gente del bus turístico que ¡oh sorpresa! terminó en el Teatro sacándose selfies con famosos? Con todos los controles de seguridad, es imposible creer que dejaran entrar a un contingente para cholulear con las caras conocidas del cine. 
La idea sería linda pero no caemos en ésta.


Una de las mejores cosas de la noche: ganó Zootopia. Tan simple y tan hermoso como eso.

Ryan Gosling 
by Gucci

Otra de las cosas hermosas de la noche. Se llama Ryan Gosling y aunque no entendemos el por qué de su camisa le perdonamos TODO. 


John Legend hizo un mash up con las dos canciones de La La Land nominadas a los Oscar: Audition y City of Stars. Si bien Legend no me gustó ni en la película ni en los Oscar, el numerito musical inspirado en la película sí valió la pena porque me hizo acordar a los viejos números musicales de ediciones anteriores de los Premios Oscar. Fue retro y ganó.


Son como niños grandes que crecieron juntos. Hoy son hombres, con una carrera hecha. Puede gustarles más o menos el trabajo de Affleck y el de Damon, pero se los banca. Volvieron al escenario para entregar el Premio al Mejor Guión, esa misma categoría que los hizo tan felices en 1998, cuando ganaron por el guión de Good will Hunting que escribieron juntos. Esta vez, Damon se dio el gusto de entregarle el Oscar a Kenneth Lonergan, el dramaturgo y director de cine que escribió el Guión de Manchester frente al Mar, la Película que Damon produjo y que el hermano de Affleck protagonizó. Es una gran familia.


Di Caprio presentador - Stone ganadora. A Leo el reconocimiento le costó varios grados bajo cero, pelear con un oso y comer cosas asquerosas para sobrevivir como Renacido. A ella le costó unas clases de comedia musical. Así es la vida. Hay gente que la pasa muy mal y otros siempre caen parados. Igual, bancamos fuerte a Emma. 

Esto no es una broma
Mejor Película: Moonlight

Momento apoteótico que quedará en la historia del cine. Warren Beatty demoraba el anuncio. En un primer momento, creímos que de alguna manera un poco torpe y un poco tierna el actor quería generar misterio. Su compañera de anuncio, Faye Dunaway, tomó la posta y anunció el ganador del Oscar a la Mejor Película, la frutilla del postre, el premio más importante de la noche que llega cerca de las 2AM. Parece que al pobre Warren Beatty le dieron el sobre equivocado y si bien se anunció a La La Land como gran ganadora de la noche, el premio era para Moonlight. 
Después de los dos minutos más largos de agradecimientos de los productores de La La Land les escupirían el asado. Con todo el cast de La La Land en el escenario, empezaron a correr murmullos y y caras de asombro hasta que se blanqueó el error: el ganador era Moonlight.  En ese instante, todos quisieron tapar el sol con la mano. El host Jimmy Kimmel y Warren Beatty no sabían qué hacer ni qué decir, se deshicieron en disculpas pero rápidamente uno de los productores de la falsa ganadora tomó la palabra, se hizo cargo y dijo la famosa frase que quedará para la historia cinéfila: This is not a joke, Moonlight. 
Las redes ardieron de memes y no exagero al decir que el error recorrió el mundo.
Acá pueden reírse una vez más.



A pesar del bochorno y los errores, pasó una nueva entrega de los Oscar. Es cierto, la más accidentada de la historia, pero como sea, una tradición del barrio y de la vecinita.


Hasta la próxima entrega!

28 febrero, 2017

Resumen Mes 2: De gatitos, temporada de premios, UP en B.A. y más


Vecinitos!

Bienvenidos al primer resumen mensual del 2017.
Este mes, como cada año, choluleamos con los Oscar, celebramos el día de nuestros gatitos, encontramos fácilmente 10 buenas razones para ver una película valentinera y muchas cosas más!
Si se les pasó algún post o se les antoja releer algo de la producción del Mes 2, acá un repaso:

Vuelta al blog con avisos parroquiales y música incluida, ACÁ

Porque hay películas que no pueden esperar al balance cinéfilo. ÉSTA es una de ellas.

La casita de UP existe en Buenos Aires y ACÁ, en el vecinito!

Porque siempre amaremos la película del guante. ACÁ, 10 buenas razones para volver a verla.

Si quieren leer el lado trash de la cultura japonesa, lean los libros de ELLA.

Este barrio ama a los gatos. Tan simple y tan hermoso como eso. Pasen y celebren con nosotros, ACÁ.

Los Premios Oscar es uno de los eventos favoritos de este barrio. Pasen y lean ACÁ nuestro termómetro cinéfilo dorado.

Nos vemos el mes que viene!

24 febrero, 2017

El cine es un carnaval

Hace unos días, en una feria amiga, compré este cuadernito:


Estaba más contenta que perro ¿o debería decir gato? con dos colas, porque no sólo con mi compra pude colaborar con un grupo proteccionista, sino que ese cuaderno con gato cinéfilo incluido en la tapa era para este barrio y para esta vecinita. Además, es el cuaderno ideal para registrar todo el cine 2017. 
Con flamante compra gatuna y parte de la tarea hecha, los invito a repasar algunas cuestiones que hacen al evento cinéfilo del año:

PREMIOS OSCAR 2017


Hay un largo camino antes de llegar a la noche de los Oscar.
La cuestión arranca los primeros días del año con ciertos rumores de los nominados. Finalmente, el rumor se convierte en certeza una mañana, a mediados de enero, cuando el anuncio es oficial y se conocen los nominados. Ese día marca el inicio de la Temporada de Premios. Golden Globe, Screen Actors Guild (SAG) y Critic's Choice Awards hasta llegar a la cima de la montaña: los Oscar.
A esa altura del partido, la mayoría de las películas nominadas habrán llegado a la cartelera porteña. Otras no. A veces los tiempos fallan y siempre hay alguna que se estrena cuando nadie recuerda quien ganó qué estatuilla. Es como leer el diario de ayer. Algo se pierde. Sin embargo, si la película o el actor vale la pena, no nos importará sentirnos atemporales. Vamos a comprar ese diario viejo y la sumaremos a nuestra lista de películas post - Oscar.

Cada año, en cada entrega de los Oscar, hay alguna amiga del barrio o un director favorito. También siempre habrá algún actor encantador que ya hizo o hará su aparición en el Todas aman. Habrá algún actor pura sangre, como los de antes, de esos a los que no se les discute su trayectoria (la boca se les haga a un lado, por favor), algún viejo aburrido, algún discurso político (este año más que nunca), alguna actriz horriblemente vestida y otra que parecerá una princesa de un cuento de hadas. Habrá discursos largos y cortos, habrá joyas, tacos muy altos y chistes que se perderán con el delay y la traducción lamentable que debemos soportar año a año quienes celebramos la fiesta del cine.

Llegó el momento de la verdad: las predicciones de la vecinita.
Qué gustó y qué no gustó en el barrio, cuál es la sobrevalorada, cuál es la que no llegamos a ver y la que veríamos una y mil veces más, cuál va a ganar todo o cuál se va a quedar sin nada...
Pasen y lean el veredicto de nuestras ternas favoritas!

Mejor vestuario
Animales fantásticos y dónde encontrarlos
La la Land
Jackie

Cuando se estrenó Animales fantásticos y dónde encontrarlos, los seguidores del mágico mundo de J.K.Rowling estábamos tan emocionados que no reparamos en el vestuario. Habría que volver a ver la película y prestar más atención a este detalle, aunque creo que no es el punto porque Animales fantásticos existe para celebrar el regreso del mundo mágico y lo que vendrá. Eso es lo que en verdad importa. 

En La La Land el ojo se nos va solo. El uso del color en la película de Chazelle cumple una función narrativa. Se alternan escenas de colores fuertes con otras de color más apagado de acuerdo al humor de los personajes. A medida que la relación de los protagonistas madura, la gama de colores es más tranquila y se deja de lado los colores saturados del principio de la historia. Como sea, quiero en mi placard cada uno de los vestiditos que usa Emma Stone en La La Land. No pueden más de lindos!

No puedo hablar de Jackie, aunque me gustaría. Seguramente, el vestuario debe ser impecable, porque hablar de Jackie es sinónimo de buen gusto. Lástima que es una de las pelis que todavía no llegó a estrenarse en la cartelera porteña. Cuando se estrene, este barrio va a estar encantado de la vida de ir a ver la película de Jackie junto a un montón de señoras mayores que seguramente después se irán a tomar el té. Es un hermoso plan de mujeres. 

Aliados
Florence Foster Jenkins

Marion Cotillard es de esas mujeres tan sofisticadas y elegantes que se ven bien hasta con una bata de seda de dormir que se dará el lujo de arrastrar por la terraza, cuando finja besar a su marido para que sus vecinas chusmas vean el espectáculo en Aliados. 
Nos encantó el vestuario de la pareja y también la película de Zemeckis.

Finalmente, Meryl Streep en Florence Foster Jenkins no sólo tiene una voz espantosa, sino que todo lo que lleva puesto es de pésimo gusto, excepto el hombre que lleva al lado: Hugh Grant.
No hay mucho que pensar: mi voto es para La La Land.


Mejor canción
City of Stars

En la terna Mejor canción compite una de la película animada Moana, otra de mi amigo Justin Timberlake de otra animada, Trolls, una desconocida de una biografía de un periodista y finalmente dos canciones de La La Land. Una de ellas es The fools who dreams. La otra, City of Stars. Esta última no sólo es pegadiza sino que habla de esos sueños que todos tenemos y por los que luchamos a diario. Si tenemos en cuenta las grandes canciones que ganaron un Oscar a lo largo de los años, seguramente City of Stars no es nada destacable. Mas bien, es una más del montón, pero sí funciona en el contexto de la historia y cada vez que el personaje de Ryan Gosling se sienta al piano y toca y canta la melodía. 
Mi voto va para City of Stars. 
Perdón, Justin. 

Mejor guión

Amo esta terna y sin embargo este año es un gran signo de interrogación. Compiten como Mejor Guión Original: La La Land, Manchester by the Sea, Hell or High Water, The lobster y 20th Century Women.
No vi las dos últimas pero sí Hell or High Water y si bien está correcta me pareció que está muy sobrevalorada. Por otra parte, mientras escribo este post, tengo las entradas en mi cartera para ver Manchester by the Sea. Ergo, todavía no puedo decir mucho al respecto.
Quedaría La La Land. Sin embargo, aunque no lo crean, para este barrio la fuerza de La La Land no está en el guión sino en la producción, en la dirección, en las actuaciones y en todos los rubros técnicos.  Por primera vez, el Mejor Guión será una incógnita y no tengo a quién votar.

Mejor Película animada
 Zootopia

ACÁ, en el balance cinéfilo 2016, ya les hablé de Zootopia. Viene arrasando con todos los premios previos a los del domingo, así que debería tener su Oscar asegurado. Ojalá así sea.
Ninguna de la terna puede ser mejor que las aventuras de la coneja policía y su amigo el zorro. Ninguna.

Mejor actor de reparto
Michael Shannon 
(Animales nocturnos)

Debería ser para Michael Shannon, el sheriff de pueblo que interviene y ayuda a encontrar a los responsables de la tragedia que le toca vivir al lindo Gyllenhall en Animales nocturnos, película perturbadora si las hay. 
No es el favorito en la terna así que vamos a tener que ver seguramente a Mahershala Ali alzarse con la estatuilla que debería tener Shannon entre sus manos.
Otra vez será.

Mejor Actor
Ryan Gosling (La La Land)
Casey Affleck (Manchester by the sea)
Denzel Washington (Fences)

Se que hago diferencia, pero en definitiva no tengo que rendir explicaciones de por qué incluyo en el collage de arriba sólo a 3 de los 5 nominados a Mejor Actor. La terna completa incluye a Andrew Garfield (el ex novio de Emma Stone) y también a Viggo Mortensen por la película Capitán fantástico. La verdad es que Viggo será muy simpático pero es un pésimo actor. En cuanto a Andrew, nos cae bien en el barrio pero protagoniza una película bélica dirigida por Mel Gibson, sólo por esas dos cosas no aplica en esta oportunidad para las predicciones del barrio. 
En cambio, Gosling fue adorable en La La Land. Dejando de lado su belleza (me cuesta mucho dejar este aspecto a un lado, sepanlo) su trabajo es hermoso, preciso y sentido. Suena ñoño, lo sé, pero su personaje es conmovedor. Y además de todo, cuando Gosling baila tap brilla más que el sol.  
Por otro lado está mi amigo, Denzel Washington. Él es la clase de actor pura sangre a la que me refería más arriba. Denzel está grande y nos aflige el paso del tiempo, pero eso no quita que nos encante siempre su trabajo. Básicamente porque le creemos TODO. Su película aún no fue estrenada en nuestro país así que no queda otra que esperar, pero seguro su nominación está más que merecida. (Este año vamos a hablar en el blog de nuestra peli favorita de Denzel. Estén atentos). 

Y por último, está el hermano menor de Ben Affleck que, de acuerdo a todos los pronósticos, es el favorito de la terna. Cuando ganó el Golden Globe le rindió una reverencia a su contrincante, Denzel Washington y sólo tuvo palabras de agradecimiento para tremendo actor. Haya sido sincero o no, poco importa. Sólo por reconocer que está nominado junto a un monstruo como Washington lo bancamos y se merece nuestro respeto. Por otro lado, Casey parece tener lo que le falta a su hermano Ben: talento. Es el chico malo de la flia, la oveja negra, el mejor amigo de Joaquin Phoenix, el que aceptó el papel de Manchester by the sea cuando su amigo y casi hermano, Matt Damon, decidió dar un paso al costado en el rol protagónico y ocupar la silla de productor debido a otros compromisos laborales y sugirió que Casey se pusiera al frente.
Es probable que Casey se lleve la estatuilla a su casa. 
Mi corazón está con Gosling, pero en unas horas podría cambiar de idea. Lo sabré cuando salga del cine.

Mejor Actriz
 Meryl Streep (Florence Foster Jenkins)
Emma Stone (La La Land)
Natalie Portman (Jackie)

Creo que no hace falta decir que mi voto y mi corazón están con ella, mi amiga, Emma Stone.
Si hay alguien que quiero que gane el domingo es Emma. ACÁ, en el post de La La Land, pueden repasar los motivos. Si hace unos años atrás ganó Jennifer Lawrence el Oscar a Mejor Actriz con mucho menos ¿cómo no lo va a ganar la Stone? Además, tiene que subir a abrazar a Leo Di Caprio que todavía no debe poder creer que hace un año atrás ganaba el Oscar mil veces negado.  
Incluimos en el collage a Meryl Streep sólo porque es una diosa multinominada a lo largo de los años. Ya ganó muchos y perdió otros, pero estamos seguras que va a entender que Emma merece  este año ocupar el podio de los ganadores.
Natalie Portman suele agobiarnos con su carita de sufrida, pero verla interpretar a un personaje tan fascinante como Jackie es una entrada al cine segura. Esperamos el estreno para irnos con las señoras mayores a tomar el té a la salida y hablar de Kennedy. 

En esta terna también participan Isabelle Huppert y Ruth Negga. Perdón chicas, pero mi voto está con Emma.

Mejor Director y Mejor Película
Estos premios van casi de la mano pero puede fallar. A veces, el Mejor Director no gana el premio con su película. Este año apuesto fuerte a La La Land. Merece llevarse varios de las 14 nominaciones. 

Algunas consideraciones finales
  • Debí estar muy distraída cuando se estrenó Arrival (La llegada) y me perdí ver en la pantalla grande la nueva película del gran director, Denis Villeneuve (el mismo que hizo Prisioneros o la adaptación de El hombre duplicado). Además, otra de mis amigas, Amy Adams, según varios medios fue una de las grandes olvidadas en esta entrega de los Oscar. Parece que merecía la pena ser nominada. Si Arrival gana con un poco de suerte algún premio de las 6 nominaciones con las que cuenta, cabe la posibilidad del reestreno en las salas. Todavía hay una esperanza. 
  • En cada entrega de los Oscar hay una película más "chiquita" o menos pretenciosa - como quieran llamarla - entre grandes tanques. Ese es el caso de Manchester by the sea. Es una gran incógnita a develarse en poco tiempo. 
  • Hay películas que no importa cuál sea el resultado del conteo de estatuillas. No vamos a pagar por ellas. Quizá, algún domingo aburrido, en alguna plataforma online y después de mucho tiempo, si la vida nos sorprende. Ésto pasa con Hidden Figures, Un camino a casa, Moonlight y ni siquiera cuenta la bélica de Mel Gibson. En cambio, espero que llegue Fences. Denzel se merece que paguemos una entrada al cine.

  • Hell or High Water, esa película tan áspera, tan sepia y tan difícil de ver no merece tremenda atención. Ni siquiera por la aparición del gran Jeff Bridges. En cambio, La La Land es LA película de esta temporada de premios. Viene arrasando con todo y es la firme candidata para la noche del domingo. Pase lo que pase con los premios, este barrio fue muy feliz con la película de Chazelle así que votamos por él, sus actores y todo su trabajo artístico. Pasado mañana nos enteramos y la próxima semana sale en el barrio el clásico: Día D - Post Oscar. 
Y será hasta el año que viene con nuevos nominados.

Feliz noche cinéfila, vecinitos!
Nos leemos el martes.


Como ya es habitual, el domingo el canal E! transmite la red carpet y luego la entrega de los Premios se emite por TNT.
A votar!!!!