28 abril, 2017

Instantáneas animales


Este post está dedicado especialmente al recuerdo del Negro que nos dejó este mes de Abril, con ganas de más tiempo y más besos.

Uno no se levanta un día y dice: voy a ser coleccionista. Sucede cuando te das cuenta que tenés mucho de algo, cuando disfrutás juntar determinada cosa, cuando nuestra mirada se circunscribe a un determinado objeto, cuando hay tanto de algo que, a veces, se necesita salir y mostrárselo al mundo. De lo contrario, en un ataque de cordura y frialdad hay dos opciones: o se empieza a tirar la memorabilia o se busca un espacio más grande en la casa para seguir juntando.

Mi colección no ocupa un espacio físico pero sí en mi corazón. Cada vez que salgo a la calle, cada vez que recibo instantáneas amigas que saben de mi hobby y de mi amor por los animales. 
Hace un tiempo me dedico a fotografiarlos. No lo hago de manera profesional. Al menos, no por ahora. Nunca se sabe.
A veces, pido permiso. Muchas veces no. La captura suele ser mejor ante lo imprevisto, la sorpresa, la espontaneidad.
Hay vecinitos y vecinitas que aportan a la colección y agradezco que lo hagan porque sin saberlo contribuyen al nuevo pasatiempo que nació en el barrio.
Quisiera conocer todas las historias detrás de cada uno de los retratados. Algunas las conozco. Muchas no. Por ahora, me conformo con compartir una pequeña muestra de la colección que no para de crecer.

(Vale acompañar el recorrido con esta canción que va muy bien y es taaaan viejita que ya la había olvidado)


Fragmento de la colección: 

Instantáneas animales
por la vecinita de enfrente 
y lentes amigas


Boulevard Saenz Peña
Tigre


Un buen recordatorio


Uri, el abuelo que ayudamos en el barrio.
Si bien nunca pudo conseguir un adoptante, vivió sus casi ¡20 años! rodeado de cuidados
(Gracias Lore de Mascotas en Adopción por estar y participarme en su vida).  


Personaje de una conocida casa de iluminación en Palermo.


No importa dónde. 
Si hay un Boyero de Berna a la vista siempre es y será fotografiable.


Custodio de cuatro patas


Bellezas norteñas



Pizza y cerveza en San Telmo. 
Invita el rubio de la foto. 


Alta moda


Mismo equipo.
Día que jugaba la Selección.


Huesitos.
Un intruso bienvenido entre perros y gatos.


No te temo
Así se llama esta foto de mi amiga Eu, una fotógrafa en serio.


Amor rescatado.


Gracias a todos por su aporte animalero.
Con unos días de anticipación, les deseamos feliz día a todos los animales del mundo.
Los amamos.

25 abril, 2017

Cuanto más conozco a la gente


Queremos que haya más gente como Peggy en el mundo.
Con su casita confortable, con esos cuadros de ilustraciones de lavandas que en otro ámbito podrían ser de consultorio, pero no en lo de Peggy. Cada noche, mirando esas lavandas mientras acaricia a su beagle llamado Lápiz parece decirnos en silencio que, si algún día su situación sentimental cambia deberá ser por alguien tan fiel y leal como su perro. 
Peggy es la clase de persona que dice las cosas de frente y pone la oreja; con su jefe, su compañera de trabajo, su vecino, su hermano y su cuñada, pero cada vez, en cada intento, sale lastimada cuando se trata de humanos. En cambio, se entiende mejor con los animales. ¿Y cómo no entenderla?
La vida la cruzará por accidente con gente desagradable como Al, su vecino, que habla con orgullo de sus trofeos de caza, pero también conocerá a Newt que trabaja en un Programa de Adopción de Mascotas que sostiene - entre otras cosas - que "los animales no son mezquinos, no te apuñalan por la espalda." Por supuesto, Peggy va a enamorarse de Newt, no sólo porque a primera vista parece ser su versión masculina, sino porque Newt la conoce en un momento de gran fragilidad (no voy a spoilear de qué se trata, aunque podrán imaginarlo) y le ofrece adoptar a Valentine, un ovejero que busca un hogar. Impulsada y motivada por la aparición de Newt en su vida, Peggy lo acompaña en su trabajo proteccionista y se involucra en el Programa de Adopción, hace su propia búsqueda y transición al veganismo y parece encontrarse a sí misma. No es forzado. No es una postura. Está segura de lo que quiere. La vemos feliz. Sonríe y por fin, empieza a darse cuenta cuál parece ser su misión en el mundo. 

Peggy jamás va a regalarle a su sobrina una Barbie. La película de Babe, el chanchito valiente o un certificado de patrocinio de un animal de granja rescatado son mejores opciones para adoctrinar a los niños. 
En su horario de almuerzo, aprovecha para difundir y firmar petitorios contra el testeo en animales y otros experimentos de tortura en distintas especies. 
Algunas ideas o acciones de Peggy pueden resultar un poco subversivas, pero aquel que comparte el código pet friendly, no se horroriza de nada.
De hecho, para muchos Peggy podrá ser una fundamentalista de las causas animales, una border, una demente. Sin embargo, para este barrio, es una mujer de un corazón enorme, dispuesta a hacer la diferencia. No es gratis. Nunca lo es. El camino siempre está lleno de dificultades pero sabe bien para dónde va. Peggy podrá estar obsesionada con la causa animal pero el resto de los personajes tiene lo propio. Seguramente, todos conocemos muchas personas que están obsesionados con su única perspectiva de la vida y creen que debemos buscar nuestra felicidad en el mismo lugar que ellos. Eso también pasa en Year of the dog. Cuando Peggy está triste, su jefe cree que la solución es enfocarse en las ventas. Su compañera de trabajo le aconseja salir hasta dar con el hombre indicado para llevar al altar. Su hermano y su cuñada le sugieren olvidar la tristeza yendo a un fin de semana de shopping de chicas. Esas recomendaciones hablan de ellos y sus propias búsquedas. Ninguno se pone en los zapatos de Peggy. Creen que su visión de la vida será la misma que hará salir a flote a Peggy. 

Year of the dog no es para cualquiera, es cierto.
Por lo pronto, no es la típica comedia familiar de domingo por la tarde.
Es una película para los que SIENTEN a los animales. 
Peggy dice en un momento que existen muchas vidas diferentes en esta vida y muchas formas de amar. 
El amor por los animales es su amor, el que la llena, la define y es el que la hace seguir adelante.

Por suerte, existen personas como Peggy en el mundo. Seguramente, serán las mismas que van a entender el sentido de la recomendación de una peli así de indie hoy, en el blog.
Su director, Mike White, también es actor, guionista y productor. Entre otras cosas, escribió Escuela de Rock, pero este barrio lo ama gracias a su personaje en Enlightened, una de nuestras series favoritas de HBO. ACÁ pueden leer un poco sobre ella, aunque se merece un lugar digno en el vecinito. Seguramente, en algún momento volveré sobre Enlightened, una serie que pegó tan fuerte como Year of the Dog

Mike White hizo esta película tan especial que bien podría haber sido una lágrima, pero no lo es. Si bien hay momentos duros, logra que su película esté lejos de ser un golpe bajo gracias a su humor absurdo.
Cabe destacar que Brad Pitt, fue uno de los productores ejecutivos de la misma.
En la semana que festejamos el día del animal, inflo el pecho de emoción y les recomiendo fuerte Year of the dog. 

Acá, el trailer:



Hagan el esfuerzo de conseguir Year of the dog. No está en Netflix, pero a veces la pasan por el canal I-SAT. Vale la pena.

21 abril, 2017

Desafío: It


El agua había abierto un canal que corría a lo largo de la diagonal; por eso el barco viajó desde un lado de la calle Witcham hasta el otro; la corriente lo llevaba tan de prisa que George tuvo que correr para seguirlo. El agua se levantaba desde la suela de sus botas, formando láminas lodosas. Sus hebillas despedían un jubiloso tintineo, en tanto George Denbrough corría hacia su extraña muerte. Y el sentimiento que lo colmaba en ese momento era, clara y simplemente, amor hacia su hermano Bill...amor, y también un dejo de pena porque él no pudiera estar allí para verlo todo y formar parte de eso. Naturalmente trataría de describírselo a Bill cuando volviera a casa, pero sabía que jamás podría hacer que Bill lo viera, tal como Bill se lo hubiera hecho ver a él en situación inversa. Bill sobresalía leyendo y escribiendo, pero aún a esa edad George tenía el criterio suficiente como para comprender que no sólo por eso sacaba sobresaliente en todo; tampoco era el único motivo de que a los maestros les gustaran tanto sus composiciones. La forma de contar era sólo una parte del asunto. Bill sabía ver.

It, Stephen King


21 de Abril
1 libro
Total de páginas: 957
Leídas a la fecha: 356
Tiempo de descuento hasta el estreno de la remake: 4 meses y días

Podrán pensar que es una locura acarrear a diario un libro de semejante volumen, pero la verdadera locura es no haberlo leído antes.
La misión? No morir de miedo en el intento.
En cuanto a la lectura vamos más que bien.
En cuanto a la misión, no podría asegurarlo.

los chicos de IT

Datos de interés de It, la remake:
El director, Andrés Muschietti, es argentino.
Trabaja el chico de St. Vincent que amamos ACÁ y sí, también uno de la banda de Stranger Things.
Me vuelvo loca.

IT es uno de los mejores libros del Rey y tira al tacho mi teoría sobre los libros gordos: cuando un libro está bien escrito no hay peso que importe.
Si están preparados para sacar músculos a diario, afrontar sus miedos y confirmar que los payasos son una de las cosas más terroríficas del mundo, no dejen de leerlo.

Feliz fin de semana!
Nos leemos el martes.

18 abril, 2017

Cosas que te pasan en una librería

Nos vemos a las siete, en la librería de Avenida Santa Fe casi Callao, me dijo. Y yo sufrí porque supe que no podría salir fácilmente de mi parque de diversiones personal.
Porque no hay ojos que alcancen cuando se trata de libros ni bolsillo que resista. 
Elegir uno entre miles es como elegir sólo tres gustos en un kilo de helado. Es saber de antemano que quedarán fuera varias delicias y habrá que volver por más. O en el peor de los casos, y ya en cuanto a libros se refiere, si no encontramos el ejemplar buscado, habrá que esperar que vuelva a editarse o remover cuanta feria de usados y mercados virtuales hasta dar con nuestro objeto de deseo.

A continuación, una pequeña muestra de por qué no debo hacer tiempo en una librería.
Como dice una vecinita amiga del barrio: alguno siempre se nos quedará pegado. 


Aunque suelen ser un poco ásperas, el barrio tiene cierta debilidad por las historias de supervivencia. Mis años grizzly cuenta la historia de Doug Peacock, un veterano de Vietnam que a su regreso de la guerra le fue psicológicamente imposible reinsertarse en la sociedad. Después de tanta muerte decidió aislarse de los hombres y acercarse a la naturaleza salvaje a través de la observación de los osos grizzlies. Pasó muchos años conviviendo con la especie. Hoy, es uno de los hombres que más sabe de osos y se volvió un reconocido activista ecologista.
No resultaría extraño que en unos años alguien compre los derechos y la historia llegue a la gran pantalla.
Mientras tanto, tenemos el libro.


Un genio, un loco lindo o las dos cosas. Un estudioso argentino que cuenta vida y obra del Rey. En el mes que me atreví a leer una de las obras maestras del gran King, este libro sería un gran complemento. 


¿No es hermosa esta edición limitada? Si no fuera porque desde hace varios años tengo mi ejemplar de Lolita en la biblioteca, compraría esta edición llena de frutillas. Tan tentadoras como la mismísima protagonista de la novela.


Porque toda chica en este barrio necesita una dosis de chik-lit. 


O dos.
Nunca es demasiado chik-lit para una vecinita.
El brócoli de la tapa me llama.  El contenido ni. Pero no puedo obviar al brócoli. Me pasaría mirando la portada. Siempre tan lindo, tan ricoooo y tan fotografiable. 
Lo se, soy rara. Amo el brócoli. 
Sépanlo.


Cuando este año se estrenó la película hubo polémica por maltrato animal documentado en un video bastante alusivo y cruel que circuló por las redes. Por supuesto, este barrio repudia cualquier acto de violencia animal y no bancó la entrada al cine. Tan fuerte fue la protesta de proteccionistas a nivel mundial que la película, por suerte, fue un fracaso.
El libro parece ser una manera más amable y sensata de acercarnos a la historia de un perro que encuentra el significado de su propia existencia a través de la vida de los humanos, reencarnando una y otra vez, enseñándonos la importancia del verdadero amor. 
Los libros de cocina siempre son lindos y tentadores. Generalmente son caros porque son ediciones hermosas, con buena fotografía. Siempre dan ganas de cocinar. Ni hablar, de comer. Son inspiradores. Están allí para guiarnos, para aportarnos ideas. En la práctica, es bastante improbable que uno siga cronológicamente un libro de recetas. Están allí a modo de consulta, para recordarnos que está bueno variar, probar cosas nuevas, ensayar y quedarnos con algún plato. 
Ximena Sáenz es un buen ejemplo. Es una copada. Nos encanta su estilo, su frescura. su simpatía, su onda y ¡su corte de pelo! Además, hay algo que la distingue: ama la literatura. En su espacio instagramero y/o bloguístico las recetas de cocina no ocupan el primer lugar sino que se dedica más bien a fotografiar frutas o verduras de estación, mesas bien puestas, momentos felices y cita a autores interesantes como Clarice Lispector, Julian Barnes, Virginia Woolf o Günter Grass. 
En Apuntes de cocina no deja de lado las citas literarias. Y nos encanta. 
Alguien que cocina rico y ama a Barnes tanto como este barrio no puede estar tan equivocada.


McEwan, uno de los favoritos del barrio.
Finalmente, el elegido que se nos quedó pegado en las manos y en la retina.
Y colorín colorado, el recorrido se ha terminado.

Continuará en la próxima edición de la Feria del Libro 2017!

16 abril, 2017

El paso


La palabra PASCUA (pascae en latín, pésaj en hebreo) significa PASO.
En el caso de los judíos representa el cruce del Mar Rojo, es decir el PASO de la esclavitud hacia la libertad.
Para los católicos se conmemora la Resurrección de Cristo, es decir el PASO de la muerte a la vida eterna.
Incluso para los ateos significa la Supremacía del Espíritu por sobre la Materia.
Por eso en estas Pascuas deseo que nos animemos y demos ese PASO.
El que nos haga pasar:
De la resignación a la Acción;
De la indiferencia a la Solidaridad;
De la queja a la búsqueda de soluciones;
De la desconfianza al abrazo sincero;
Del miedo al coraje de volver a apostar todo por amor;
De recoger sin vergüenza los trozos de sueños rotos y volver a empezar;
De la autosuficiencia al compartir el fracaso y los éxitos;
De hacer las paces con nuestro pasado para que no arruine nuestro presente;
Y de saber que de nada sirve ser luz, si no podemos iluminar el camino de alguien

(Extraído de la fan page Locos por lo viejo)

Ojalá hayan tenido una Semana Santa de renacimiento y nos animemos cada día a dar ese gran PASO.

Felices Pascuas

Nos vemos el martes!

11 abril, 2017

Todas aman a: Bruce Willis


Le dicen Bruno y hace rato perdió todo el pelo de la cabeza, pero no las mañas.
Sonríe de costado, sabiendo que sólo con eso alcanza para ganarse el amor de todas las vecinitas. Bruno no necesita una gran producción detrás para saberse winner. 
Su outfit favorito son las musculosas, remeras oscuras, jeans y una rusticidad a cuestas que no abandona.
En cambio a él sí lo abandonaron. Lo cambiaron como un trasto por un modelo más joven, por carne fresca. La ideóloga responsable de semejante locura fue su ex mujer, Demi Moore. Lo que Demi no podía imaginar es que pagaría un precio muy alto por su decisión desacertada e incomprensible al día de hoy.
En el año 2000, después de 13 años de matrimonio, Demi dejó a Bruno por un sex toy llamado Ashton Kutcher, y hasta se casó con el joven.
Bruce, tan moderno, buen tipo y nada rencoroso fue a su boda y hasta se prestó a una producción fotográfica en la que se mostraba al trío en cuestión.


Años más tarde, parece que Kutcher enganó a Moore con cuanta mujer se le cruzó por sus narices. Ella quedó destruida psicológicamente, empezó a padecer trastornos alimentarios y su carrera artística quedó en el olvido hasta el presente.
Bruno, en cambio, salió fortalecido. En 2009 se casó con una modelo y actriz con quien tiene dos hijos, además de los tres que tuvo con Demi Moore, y su carrera profesional no sufrió altibajos.
A sus 62 años, sigue siendo garantía de éxito en la pantalla. Queremos tanto a John McClane en Duro de Matar, al Dr.Menville en La muerte le sienta bien, al encantador Jimmy "Tulipán" Tedeski como el vecino asesino, su voz de zorro embustero en Vecinos invasores y como fantasma en la inolvidable Sexto sentido, pero por cuestiones de tiempo y espacio tenemos que elegir sólo un recorte de su extensa carrera. Excepto la última elegida que leerán a continuación, dejamos de lado su perfil de hombre de acción y nos centramos en el lado B de Willis.
Porque Willis podrá rescatar gente de un edificio en llamas, perseguir a malhechores pero no olviden que también es un chico sensible. 

Moonlighting
(Luz de luna)

¿Cómo no amar Moonlighting? Esta serie fue el trampolín de Willis y marcó su camino al éxito. En Moonlighting Willis era el detective David Addison, un canchero que hacía pareja con su colega Maddie Hayes. Moonlighting era una comedia de detectives que se emitió entre 1985 y 1989. En cada episodio la pareja resolvía casos e histeriqueaban a lo pavote. Su creador, el mismo de Remington Steele (otra serie ochentosa que amábamos), nos regaló cinco temporadas de casos cómicos y misteriosos. La vecinita siempre va a recordar con mucho cariño esta serie porque no sólo Willis arrancaba su carrera, sino que con él nos iniciábamos en el maravilloso mundo serial.

The story of us
(Nuestro amor)

Nuestro amor me hace llorar cada vez que la veo. Miles de veces. Y no me canso. El groso de Rob Reiner tiene la culpa. La película cuenta los altibajos de un matrimonio de 15 años. Del enamoramiento al rechazo. De las situaciones cómicas al llanto. Del viaje por Europa para reconstruir la pareja a la separación. La vida de Bruce y Michelle no se presenta de manera cronológica, sino que se apela a los saltos temporales que conforman los recuerdos de la vida en pareja. Cada uno de los protagonistas, en el momento de crisis conyugal, intentará recordar los motivos que los llevaron a estar juntos y elegirse cada día.
Es una película tremendamente emotiva que en algún momento tendrá su merecido lugar en la sección 10 buenas razones.
Bruce está adorable y seríamos capaz de perdonarlo una y mil veces. 
Compren carilinas y vean Nuestro amor. 
Es una orden.

Moonrise Kingdom
(Un reino bajo la luna)

Cuando nos enteramos que Willis iba a trabajar con Wes Anderson, uno de nuestros directores favoritos del barrio, empezamos a tachar los días para el estreno. Por suerte, el estreno llegó y no sólo no nos decepcionó sino que Moonrise Kingdom es nuestra película favorita de Wes.
Bruce es Sharp, el sheriff de la isla donde transcurre la historia quien decidirá convertirse en el tutor legal de Sam, el pequeño boy scout enamorado de Suzy. Moonrise Kingdom es una oda a la infancia y como tal, los chicos ocupan el papel central. En la película de Wes, nuestro amigo Bruce es - una vez más policía - sí, pero el policía más dulce que haya hecho en toda su carrera. Y eso, se lo debemos a Anderson.

Ocean's twelve

Es un cameo, pero quizá uno de los mejores. Amamos la trilogía de ladrones fashion de casinos de Soderbergh, y por si fuera poco, en la segunda parte, aparece Bruce Willis haciendo de él mismo. Julia, su compañera de escena, también juega a ser Julia Roberts. 
Sería largo y aburrido explicar la secuencia. 
Vale la pena volver a verla.
No sólo por Bruce, sino porque es uno de esos casos raros de buenas segundas partes.

Red 1 y 2

Red es pochoclo asegurado. Una especie de parodia a las películas de Bond donde un grupo de agentes retirados, ya jubilados, se ven en un enredo y tienen que volver a las armas. 
Acción, comedia, romance apta para todo público. 
Todos el cast está grande pero ninguno hace papelón. 
Una joya.

Y como a Bruno siempre le gustó cantar (tiene o tuvo una banda llamada The return of Bruno) terminamos este post con Willis, versión cantante.


Policía o cantante, sólo hay algo claro que Demi no entendió: a Bruno no se lo abandona. 
Nunca. 

07 abril, 2017

Elige tu propia aventura


Empezar una nueva serie es como ir a comprar zapatos.
Cada inicio de temporada marca una tendencia: plataformas, stilettos, taco chino, tachas, gamuza, flecos, acharolados, guillerminas, borcegos, texanas, chatas...
El rubro calzado es inabarcable. De hecho, una serie que todas amamos dedicó varios capítulos a explicar el fetiche y la fascinación que experimentamos por un buen par de zapatos.
Habrá vecinitas audaces que se animen a los colores de temporada. Otras, optarán por algo clásico. Dejando de lado el modelo o el color, nos tenemos que enamorar. El par elegido nos tiene que hacer sentir bien y casi una obviedad: queda terminantemente prohibido hacernos doler. No sólo nos tenemos que sentir cómodas arriba de esos zapatos, sino que tienen que convertirse en nuestro caballito de batalla, adaptables tanto a faldas como a pantalones o vestidos. 

Lo mismo pasa con las series. 
Hay para todos los gustos. Ciencia ficción, terror, legales, médicas, románticas, de época y la lista sigue.
Hay clásicos que no fallan y hay otras que, como algún taco, son todo un desafío. 
Hay series que abandonamos como un zapato equivocado, tal vez comprado a las apuradas o producto de una mala decisión. Hay otras series que nos encantan, como esas guillerminas que nos hacen sentir un poco aniñadas pero que van perfectas con ese vestido que espera en el placard. Esas son las series que cuidamos porque queremos que duren, que nunca se terminen. Y cuando al fin sucede, hablamos de ellas, las extrañamos y las recomendamos como se recomienda dónde comprar esos zapatos hechos a medida.

En lo que va del año, en este barrio nos enamoramos de Suits (ACÁ hice mención al respecto), nos amigamos con la segunda temporada de Love (el año pasado la defenestré ACÁ, perdón) y devoramos la segunda temporada de The affair (ACÁ, la crítica a la temporada 1).
Ninguna fue un error. Puedo recomendarlas fuerte, pero sólo ustedes sabrán si están para calzarse los stilettos o ese modelo de botas que, de tan cómodas, parecen pantuflas.
Las dos son válidas y hay momentos para todo.
Eso sí: si llevan hace un tiempo incorporadas las botas - pantufla no pasen de golpe a los stilettos.
Idem para las series.
Hagan un paréntesis entre modelo y modelo; entre serie y serie.
Las series se merecen ese espacio y mucho más.
La misión es encontrar la horma justa de sus zapatos.

Se podría decir que, en este barrio, vamos por buen camino.

Buen finde!!

04 abril, 2017

Programación de Abril


En Abril quiero contarles, entre otras cosas, por qué no pueden citarme en una librería.
Quiero darles varios motivos para volver a elegir a un Duro de matar.
Escribir sobre un león que hizo del Hakuna Matata su filosofía de vida y recuperó su reino.
Recomendarles una indie apta para los que aman a flor de piel y hasta los huesos a sus perris.
Decirles por qué empezar una nueva serie es parecido a ir a comprarse zapatos.
Mostrarles una extraña colección de fotos.
Compartir el desafío literario del año.
Abril suena ambicioso y quizá, hasta podamos lograrlo.
Sólo hace falta atreverse como Arlo, el gran dinosaurio de la película, que a pesar de tener todo el miedo del mundo logró vencerlo y emprendió el regreso a su hogar, en buena compañía, para cumplir un sueño y crecer.



Empezamos un nuevo mes con todos estos propósitos.
Cuando llegue el momento de escribir el resumen, sabremos el resultado final.

Allá vamos!

Nota: este post de anuncios parroquiales, con video incluido, sirve también a modo de pre-anuncio de una nueva sección que muy pronto llegará al barrio!
A estar atentos!

31 marzo, 2017

Resumen Mes 3: Mujeres, otoño, galgos y Gyllenhaal para todas


Vecinitos:

Marzo fue un mes bloguero verborrágico y super visitado! 
Se que son muchos detrás de la pantalla y me hacen sentir una vecinita superpoderosa.  
Muchas gracias!

Los invito a repasar o releer, según su preferencia, la producción del Mes 3:

  • Un clásico del barrio: las apostillas del Oscar 2017, papelón incluido ACÁ
  • Unas palabras alusivas en el día de la mujer, ACÁ
  • Una vecinita del barrio me recomendó Blue Jay. Y no se equivocó. Si quieren ver una peli que habla de galgos y de amores que nunca mueren, ACÁ una buena opción.
  • Cuando pensé en escribir sobre Gyllenhaal no pude imaginar cuántas vecinitas lo amaban en silencio. El resultado fue un número de vistas del post que superó mis expectativas. Si quieren volver a leer sobre el hombre más leído y deseado en el barrio, babeen una vez más ACÁ.
  • Artesana forever. ACÁ, una pequeña muestra con una referencia a una de las películas cabecera del barrio.
  • Aunque todavía no se siente, llegó el otoño y estamos felices. Nuestra oda a la estación más linda, ACÁ.
  • Porque en este barrio creemos que hay historias que merecen mil veces ser contadas. ÉSTA es una de ellas.
  • Ruta Mystery 2017, una propuesta que tenemos intención de continuar durante el presente año. Arrancamos ACÁ, con un lugar ñoño y rico.

Feliz fin de semana y GRACIAS totales por pasar por el barrio!

28 marzo, 2017

Ruta Mystery 2017 - Hoy: Mamma Shule


Si el día pinta gris, vayan a Mamma Shule.
Y si está radiante también, porque Mamma Shule lo hará más vibrante y más brillante gracias a unos cuantos detalles llenos de amor y color.
A metros de Av. Libertador, en la calle Soldado de la Independencia, está Mamma Shule.
Su vidriera es un anzuelo y nosotros picamos y pecamos ante la tentación dulce y salada, porque en esta primer parada de nuestra Ruta Mystery 2017, podés comprar cosas ricas para compartir con el mate en la casa de tu amiga, pero también sentarte a almorzar al paso en ese entorno amable e infantil y ver la vida pasar.


Hay opciones de tartas, empanadas, bohios, knishes y otras delicias de la comida judía.
Si optan por el "take away", la chica del mostrador ofrecerá calentar la comida en microondas u hornito eléctrico, según lo prefieran. Gran detalle que vale la pena destacar.
Si optan por almorzar in situ, les ofrecerá revistas para amenizar la espera mientras llega la comida a la mesa y entretener el estómago a base de chimentos.


En Mamma Shule nada está librado al azar. Cada detalle está pensado y cuidado. Cada espacio, como la caja de luz, merece ser decorado. Ésto nos lleva a pensar que no es necesario contar con un local de dimensiones monstruosas para lograr el impacto deseado en el consumidor, basta con un poco de dedicación y buen gusto para que nos sintamos a gusto, casi como en casa.


Cuando se ingresa a Mamma Shule nuestra vista va del mural lleno de conejos y cosas ricas ilustradas a los chipacitos, los pain au chocolat y todo la pastelería artesanal que está en el mostrador. 
Y un detalle extra: no sabemos por qué motivo, en Mamma Shule siempre es Navidad. Hay muchos objetos decorativos navideños. La primera vez que me senté en una de sus mesitas pensé que se trataba de una cuestión calendario, hacía pocos días había pasado la locura navideña. Sin embargo, la semana pasada me di una vuelta por el local y la taza con forma de Santa seguía ahí. Los platitos con pinitos y cookies, también.


Cualquiera de ustedes puede pensar en cierta dejadez al respecto, pero no esta vecinita. 
No en este barrio.
Santa y las cookies van bien con Mamma Shule.
No desentonan y hasta se agradece el detalle.
Si están por el barrio y buscan una opción de almuerzo express, rodeados de exquisitos detalles y cálida atención, éste es el lugar.


De esta manera, Mamma Shule abre una nueva temporada del Ruta Mystery Tour del barrio.
Nos vemos el mes que viene con más recomendados!

Mamma Shule queda en Soldado de la Independencia 1486 (esquina Virrey Loreto)
Todas las fotos de este post fueron tomadas con previa autorización de Mamma Shule