26 junio, 2017

20 años mágicos


Hace veinte años J.K.Rowling se hacía rica.
Y nosotros, ex muggles, también nos volvíamos ricos, pero de magia.
Hoy, celebramos veinte años de la publicación de Harry Potter y la Piedra Filosofal. 
Nada más importa.
Gente sin magia abstenerse.
Gracias.

Nota: se agradece la colaboración fotográfica de una vecinita del barrio. En Salamanca, existe la estación 9 3/4! Me vuelvo loca! 

23 junio, 2017

Celebrar las caídas

La fiesta por su divorcio me pareció mucho más divertida que su casamiento. Sin tanta etiqueta ni convenciones sociales, ni colas para saludar a los novios, nada de vestidos que te sofocan, ni zapatos con un taco altísimo que son un peligro mortal, ni colectas para la iglesia, ni menú lleno de salsas incomestibles o bromas estúpidas del tío Gérard. Sólo aquellos a los que tenía verdadero afecto y la confianza suficiente para poder decirles: "Me he vuelto a equivocar, pero quiero seguir contando con ustedes".
La velada fluyó con rapidez; la gente tenía cosas que decir. Nadie hablaba de la tele ni de todas esas cosas superficiales que pueblan inútilmente nuestra vida. Nadie necesitó emborracharse para desinhibirse o pasarla bien. Nos sentíamos miembros de una misma especie, seres humanos con fallos. Cuando uno celebra un cumpleaños, una victoria o un hecho reseñable jamás disfruta de un ambiente como el que ese día pudimos compartir. Siempre hay una estrella o pareja que son el centro de la fiesta, subidos a un pedestal mientras los demás contemplan en silencio. Sería más fácil celebrar nuestras caídas. Sin pódiums ni vanaglorias, simplemente alegrarnos del hecho de estar vivos y cerca los unos de los otros. 
Seguramente son más nuestros fallos que nuestros éxitos.


(Mañana lo dejo, Gilles Legardinier)


Mañana lo dejo es una novela de Gilles Legardinier, escritor  y guionista francés.
No sé cómo va a terminar ni creo que pueda desbancar de mi pedestal a David Foenkinos, pero celebrar y bancar las caídas ya es un buen comienzo.

Feliz invierno.

20 junio, 2017

Un libro, un disco, una serie: Edición Otoño 2017


Mi ilustración favorita del otoño es de Fulana Who
La foto del árbol real es de la vecinita.


Bienvenidos, fundamentalistas del otoño!
Es tiempo de lucir pantuflas, frazadas o como se les dice ahora, mantas soft. Entre nuestras tareas favoritas del otoño, no podemos evitar preparar sopas y guisos con las verduras de estación, comprar blends de rooibos con cascaritas de naranja y cacao y tener siempre a mano un buen libro, un disco de fondo que acompañe y hacer una maratón, la única que nos interesa: la serial. De eso se trata este clásico del vecinito. 
Pasen y lean:

Un libro - Un disco - Una serie
Edición: Otoño 2017


Un libro
El gran árbol
Susanna Tamaro

A Tamaro hay que leerla con una caja de carilinas a mano. Sus libros deberían estar disponibles junto a la manguera y el matafuegos con la leyenda: Rompa el vidrio en caso de emergencia emocional.
Sus letras curan más que un antibiótico recetado por un médico de guardia. La dosis puede variar según el individuo. Se aconseja consumir un libro de Tamaro cada vez que noten un síntoma de debilidad. Saldrán fortalecidos.
Mi recorrido personal incluye sus obras Luisito, Donde el corazón te lleve, Mas fuego más viento, Para siempre y ahora, El gran árbol. Lo primero que llama la atención de éste último es el diseño de la portada: infantil y hermoso. Su interior esconde una fábula moderna de superación.

El gran árbol cuenta la historia de un abeto que crece en un bosque rodeado de otras especies donde aprenderá cómo es el mundo más allá del bosque, los humanos que lo habitan, sus guerras, sus transformaciones. El argumento parece inofensivo pero el destino interfiere y cambia la vida del gran árbol y de su amiga, la ardilla que hace nido en él. Si quieren saber más tendrán que rastrear el libro hasta llegar a él. Lo bueno siempre se hace desear.
El gran árbol es un viaje de realismo mágico apto para chicos y grandes. De una sensibilidad propicia para esta época del año, cuando los árboles van quedándose desnudos.
La literatura de la italiana Tamaro es cálida, como esa taza de té de la abuela (escribe mucho sobre las abuelas) y reconforta como esa sopa que nos gusta preparar las noches de otoño.
Sólo recomendada para vecinitos sensibles.

Un disco
A short album about love
The Divine Comedy

Neil Hannon viene de Irlanda del Norte. Viste de traje en el escenario. A veces, su outfit incluye sombrero bombín. También se le da por disfrazarse de Napoléon. En sus canciones habla de Catalina la grande, hay referencias literarias a Chéjov, Fitzgerald, Defoe, entre otros. Su banda indie, The Divine Comedy, lleva más de veinte años en los escenarios y por eso y otras cosas más está en condiciones de reírse delicadamente, cual gentleman, de aquellas formaciones de los noventa que quedaron rotas y olvidadas, mientras que un outsider como él y su banda siguen tocando. 
The Divine Comedy es una mezcla de gran orquesta y típica chanson francesa. Son graciosos, elegantes, clásicos, teatrales, más no solemnes. Quisiéramos irnos de copas con Neil Hannon y que cante sus canciones de amor. A short album about love, como su nombre lo indica, consta de siete canciones románticas. Una más linda que la otra. Como esa que dice If you were the road, I'd go all the way. If you were the night, I'd sleep in the day. If you were the day, I'd cry in the night, 'cause you are the way, the truth and the light.
Suspiro de amor y les recomiendo fuerte The Divine Comedy.
Acá, una muestra.



Una serie
Love
Temporada 2

Hagamos de cuenta que somos novios. Si nos lo proponemos, podemos pasar un hermoso día de playa, reírnos, hablar de películas. Mandémonos mensajitos por Whatsapp a cualquiera hora, vayamos a comer con tu padre, a tomar un helado, al cine, juntémonos con amigos y terminemos la noche juntos. Seamos estables. Eso es Love.
En esta segunda temporada no todo es drama. Por un momento, Apatow nos hace creer el "happily ever after" y se vuelve optimista. El episodio se llama "Un día" y es perfecto. Antes que suceda todo ésto, ya nos habíamos amigado con Love. Aunque Mickey sigue siendo insufrible, la perdonamos porque esta vez intenta ser una mejor versión de sí misma. No siempre lo logra pero quiere que funcione su relación con Gus y sanar de su adicción al sexo, al amor y a las drogas. Sabemos que va a pifiarla porque Mickey es una bomba a punto de explotar, sin embargo, hace el esfuerzo y la relación madura torpe y accidentalmente hacia un intento de noviazgo. Intenso, pero noviazgo al fin.
Love es esa serie que no tiene una visión positiva del amor. Apatow plantea al amor como algo que altera nuestras vidas, no siempre para bien, y se dedica a cuestionar hasta qué punto una pareja puede subsistir cuando están lejos de ser "el uno para el otro". Esto es algo que las típicas historias románticas no suelen hacer, y justamente es uno de los méritos de  esta serie.
Si son fans de Apatow como este barrio, no pueden no ver Love.
Mientras escribo, tengo ganas de verla de nuevo.
Sean valientes.
El amor puede ser caótico, pero vale la pena.



Nos vemos en la próxima entrega de invierno 2017!

16 junio, 2017

Mystery Tour cafetero

Este barrio no va a hablar de granos de café, del arte latte ni del selecto mundo de los sommeliers de café. No somos expertos ni buscamos serlo. Simplemente, cada tanto, nos gusta sentarnos a disfrutar un pocillo, algo rico y una buena lectura. Este otoño nos invita a retomar la ruta del Mystery Tour. En este caso, lo llamaremos Mystery Tour Cafetero, aunque como saben este barrio es fan del té. No garantizamos respetar el asunto del café pero sí otras variables importantes al momento de elegir un lugar donde sentarnos a merendar. Porque no sólo importa la infusión, sino un montón de detalles que hacen a la cuestión; la decoración, el servicio, la comida, los precios y sobre todo, la atención. Nos tienen que dar muchas ganas de volver. 

Pasen y lean la primer parada del Mystery Tour Cafetero de la vecinita!

Hoy: 

SUSISU


  • Cuestiones generales. Ubicado en el barrio de Belgrano, rodeado de una competencia feroz de lugares lindos donde sentarse a tomar algo, Susisu no tiene de qué preocuparse. Cuenta con una clientela que se adivina estable. Pocas mesas y detalles que captan la atención de cualquier vecinita de la zona e invitan a ingresar. 
  • El ambiente. El lugar irradia femeneidad, delicadeza. Son esas carpetitas de crochet en el respaldo de un sillón que nos hacen acordar a las abuelas, las lucecitas de Navidad siempre prendidas que aportan calidez, las guirnaldas con telitas de arpillera y los estampados toile de jouy de los almohadones que lo convierten en un refugio ideal para vecinitas románticas. Además, en el local hay una mini tienda donde se venden amigurumis (muñequitos de crochet). Cuando me senté y pedí mi merienda escuché de fondo el disco Le Temps De L'amour de Francoise Hardy. Por supuesto, no estamos en París pero los detalles y la calidez de Susisu inducen a fantasear que sí. 
  • La atención. Una sonrisa al llegar ya es un buen comienzo. Me ofrecieron almorzar ya que todavía era un horario potable para hacerlo. Agradecí y decliné el ofrecimiento pero es importante el dato: Susisu te da de comer el plato del día fuera de horario.  
  • Demora. Si bien cuando fui no era hora pico, en Susisu siempre hay gente. Sin embargo, me atendieron muy bien, rápido y mi pedido llegó perfecto a la mesa. Y algo más: no te apuran. Es un fastidio que quieran despacharte antes de lo deseado. 
  • Los precios. Podrán pensar que por todos estos detalles ya mencionados o por el barrio en cuestión me arrancaron la cabeza. Todo lo contrario, de hecho, es más caro el café de una conocida cadena que sólo agrega un jarabe de vainilla o almendras para aromatizar la infusión que nos ocupa. Sentarse cómodamente a que te sirvan y te atiendan divino en un lugarcito como éste tiene un precio, sí, pero uno más barato del que se piensa.
  • El público. Teniendo en cuenta la zona, Susisu es el cafecito ideal para las mamis que hacen un tentempié mientras esperan la salida de sus chicos de los colegios del barrio. Por lo menos, hay cuatro en esa cuadra y los alrededores. 

  • Lectura elegida. ¡Qué horror! Ojalá Susisu me perdone porque con semejantes detalles románticos ameritaba que cayera al café con uno de Jane Austen bajo el brazo, pero tenía que terminar IT. Como les conté en el post del martes, había que elegir un buen lugar para cerrar el desafío literario del año. Por más carpetita de crochet, puntilla y arpillera mi merienda literaria tenía un payaso, una araña y una bicicleta. Puede parecer tétrico, pero fue uno de los mejores libros que leí y elegí terminarlo en un lindo lugar para contrarrestar el terror.
  • Detalles que me gustaron. La decoración es el punto fuerte que enamora, pero que mi medialuna haya llegado a la mesa calentita y con el queso derretido, también.  
  • Detalles que no me gustaron. Susisu es un lugar ruidoso. Pocas mesas y muchas mujeres juntas: un combo explosivo. Como nos suele pasar a todas, cuando nos encontramos queremos contarnos la vida en un par de horas. O más. Yo también soy de esas. Me hago cargo.
  • Volvería? Sí, a pesar del ruido ambiente es un lindo lugar lleno de cálidos detalles. Ideal para fans de Austen. Lo de Stephen King fue la excepción a la regla.
Nos vemos en el próximo Mystery Tour!


Susisu: Av. Federico Lacroze 2254, Belgrano 

13 junio, 2017

Los verdaderos monstruos

El Club de los Perdedores, así se los llama en IT.
De izquierda a derecha: Beverly, Eddie, Richie, Stanley y Bill. 
Al fondo, Ben y Mike (ausente)

Eddie deseaba, más que ninguna otra cosa, estar en Los Yermos, rodeado de sus amigos.
La idea de que un monstruo, cualquier clase de monstruo, acechara bajo la ciudad en donde él había nacido y crecido, usando las cloacas y los desagües para arrastrarse de un lado a otro, eso lo asustaba, y la idea de pelear contra ese monstruo, de enfrentarse a él, lo asustaba aún más. Pero ésto era peor. ¿Cómo se puede luchar contra un adulto cuando dice que no va a doler y uno sabe que no es cierto? ¿Cómo se lucha contra un adulto que hace preguntas extrañas y dice cosas oscuramente ominosas, como "ésto ya ha ido demasiado lejos"?
Casi ociosamente, por la vía del pensamiento lateral, Eddie descubrió una de las grandes verdades de la infancia: los verdaderos monstruos son los adultos.

(It, Stephen King)

¿Se acuerdan cuando les conté ACÁ sobre el desafío literario del año? 
En realidad, no fue un desafío. Fueron las ganas, el coraje y la pasión de renovar los votos con el gran maestro, Stephen King. 
IT no es la historia de un payaso siniestro que asusta a los niños. Es una historia de bullying, de violencia de género, es el miedo a vivir con miedo de Eddie, es la revancha de Gran Bill, es el amor no correspondido de Ben por Beverly, son las imitaciones de Richie para achicar el pánico. IT también es el terror clásico a los pájaros, las casas abandonadas, las arañas y a ESO que no tiene explicación pero que da miedo igual.
El payaso no ayuda y no hace reír a nadie, es cierto, pero cuando llegue el momento del estreno en pantalla grande sepan ver más allá de esa cara pintada que ofrece globos a los niños; aunque no puedo asegurar que la adaptación logre captar una mínima parte de esta obra maestra. Ojalá me equivoque.
Y me muerdo los codos por no contarles más.
Habrá más información al respecto cuando llegue el momento del balance literario y el balance cinéfilo respectivamente.

Ahora tan cerca del epílogo, creemos que semejante libro merece ser cerrado en un lindo lugar, y por eso IT será el primer libro que marcará el rumbo del Mystery Tour cafetero. 

Próximamente, en tu barrio amigo. 

09 junio, 2017

La huerta


La huerta es una de las dos grandes metáforas para la humanidad.
La huerta es la vida, la belleza y la impermanencia de todo lo viviente.
La huerta alimenta a tus hijos,
Le provee alimento a la tribu.
Es parte del impulso territorial urgente que probablemente se remonte
A los animales que almacenan alimento.
Es una exhibición de competitividad,
Como un toro campeón,
La codicia por los mejores tomates
Y rosas de té inglesas.
Se trata de ganar, de proveer a la sociedad
Algo superior,
De demostrar que tienes gusto, buenos valores,
Y que te esfuerzas.
Y qué alivio maravilloso es,
Cada tanto, saber, quién es tu enemigo.
Porque en la huerta el enemigo es todo.
Los pulgones, el clima, el tiempo.
Y te dedicas de lleno, te preocupas
Y ves de cerca tanto nacimiento, crecimiento,
Belleza, peligro y triunfo.
Y al final, todo muere, no?
Pero sigues haciéndolo.

(Fragmento del libro Bird by bird
Anne Lamott
Orange is the new black, temporada 4)



Hoy se estrena una nueva temporada de una de las series favoritas de este barrio. La misma que te enseña a ser fuerte por sobre todas las cosas.
Como dije en el balance serial del año pasado, OITNB es la serie que pensabas odiar y se encarga de cambiar tus planes. Es poderosa.
Además, entre otras cosas, siempre deja buenas lecciones.
La huerta es una de ellas, pero pueden repasar otros consejos carcelarios ACÁ y ACÁ.
No se van a arrepentir.

Buen finde serial para todos!

06 junio, 2017

10 buenas razones para ver: Los Descendientes


Siempre encontramos un motivo para hablar de Clooney en el barrio. El pasado 6 de Mayo, alguna página del mundo cinéfilo me recordó su cumpleaños. Semejante evento sirve de excusa para volver sobre su filmografía, y si bien el año pasado comenté ACÁ 10 buenas razones para ver Un día muy especial, llegó el momento de hablar de otra favorita del barrio.

Los Descendientes es la historia de Matt King, un prestigioso abogado y uno de los mayores terratenientes de Hawai que se ve obligado a replantearse la vida cuando su mujer sufre un accidente náutico que la deja en coma y lo deja con dos hijas a cargo que apenas conoce. En un corto tiempo deberá tomar la tremenda decisión de desconectar o no a su esposa de la máquina que la mantiene con vida. Mientras procesa la idea, Matt reúne a la familia, a los amigos y hasta a terceros en discordia para comunicar la noticia y llevarse algunas sorpresas no deseadas en el camino.

Los Descendientes es Clooney en todo su esplendor.
Y si no me creen, pasen y lean:

10 buenas razones para ver:
Los Descendientes


  1. George Clooney. ¿Nos gusta la película por Clooney o porque nos gusta Clooney nos gusta Los descendientes? ¿El huevo o la gallina? La verdad es que Los descendientes es una gran película de uno de mis directores favoritos. El hecho que trabaje Clooney es una casualidad, una linda casualidad. Clooney podrá ser encantador, el hombre más lindo del planeta y todo lo que quieran. Podrá vendernos un buzón, cápsulas de café, relojes, sonrisas de red carpet, pero no es buen actor. Sin embargo, Hollywood vio el esfuerzo y lo nominó como tal por esta película. Si ya la vieron o deciden hacerlo luego de leer este post, van a entender por qué. Si bien George no se fue con la estatuilla dorada a su casa, sabemos que puso todo lo que había que poner. No es que antes no lo haya hecho, pero convengamos que el ladrón de casinos le sale fácil, hacer de papi separado en Un día muy especial le viene como anillo al dedo. El desafío es cuando un director lo desencaja. Los hermanos Coen suelen lograrlo, pero Alexander Payne no se quedó atrás y George entendió la idea y puso el corazón, las lágrimas y la desesperación de saberse engañado por una esposa que ya no puede oírlo, acepta los reclamos acumulados de años de sus hijas, la presión familiar por la venta de unas tierras y enfrenta al amante de su mujer y sobrelleva el mal vínculo con su suegro. Todo ésto pasa en Los descendientes. George no será un gran actor pero sí lo fue en esta película. En parte, se lo debemos al segundo motivo de este decálogo.
  2. El director. Alexander Payne es un gran escritor y el responsable que Clooney se luzca. No necesita grandes artificios. A Payne le alcanza con vendernos las antipatías de sus personajes. Suelen ser irascibles y están bastante...jodidos, esa es la palabra exacta. Con una cuota importante de cinismo y absurdo, Payne se especializa en contar historias incómodas. Ya lo hizo en La elección, en Entre copas, en Las confesiones del Señor Schmidt (mi favorita), en Nebraska y Los descendientes no es la excepción. Cualquier director con todo este material podría haber hecho un drama de manual, pero Payne alivia la tensión con el absurdo.  
  3. Hawai. Es una suerte que la historia transcurra en tierras hawaianas porque si bien el protagonista se ríe de eso y se encarga de deshacer el tópico de la playa y el surf, lo cierto es que esta misma historia en otro ámbito más crudo como el de Nebraska, por ejemplo, sería muy duro, casi insoportable. Dejando de lado el drama de la situación de Clooney y sus chicas, el entorno es amable. Hay escenas en la playa, atardeceres y barcitos donde se bebe cerveza o tragos con sombrillita y se escucha a viejos de barba tocar el ukelele.
  4. Road movie. Al director le encanta sentar a sus protagonistas arriba de un auto, una casa rodante o cualquier medio de transporte y hablarnos del famoso "viaje interior". Los descendientes es un viaje, una evolución, una transformación. Ningún personaje de Payne vuelve igual. Esta vez le toca a Matt King y a sus hijas salir a la ruta.
  5. Soltar. La idea de dejar ir, de soltar aunque duela está presente en la película. Aún cuando Matt se entere de lo peor, decide perdonar - no sin dolor - y seguir adelante. Es mi héroe.
  6. La banda de sonido. La música de la película es exclusivamente hawaiana, y como ya mencioné, el ambiente playero y la música que incita a mover lentamente las caderas es bienvenida ante el panorama en cuestión. Suave, cool e invita al relax. Gracias.
  7. El libro. Antes del estreno en el cine, me ocupé de leer el libro. Mi recuerdo es que la película es una fiel adaptación del libro de la hawaiana Kaui Hart Hemmings. ACÁ, en un post de los viejitos, un fragmento que me encantó y habla sobre "el otro lado de la cama". Visiten el link de mayúsculas y vean de qué se trata.
  8. El cast. Si bien el ojo se nos va solo a George Clooney y sus horribles camisas, el resto del cast lo acompaña muy bien. Cabe destacar a Shailene Woodley, la hija adolescente, quien a partir de esta película empezó a ligar papeles. Entre ellos, la conocida saga teen Divergente. Sí, lo confieso: no soy teen pero me encantó.
  9. Las tierras. El tema del legado de las tierras, de los antepasados reales que conforman los King es otra línea narrativa dentro de la película, y el director se las arregla muy bien para amalgamar todo de manera coherente y prolija: el viaje, el accidente, la decisión de la venta, la necesidad de arraigo y la lucha de dejar a los hijos el mejor legado posible. Todo en una sola película y nada tirado de los pelos.
  10. El final. Es de mala educación spoilear un final así que van a tener que llegar a esa escena que nos recuerda que las cosas más simples y chiquitas de la vida son las que en verdad importan. Siempre. En Hawai y en cualquier lado del mundo.

Los descendientes es una película del año 2011 dirigida por Alexander Payne. Ganó el Oscar al Mejor Guión Adaptado. George Clooney ganó el Golden Globe como Mejor Actor y la película ganó como Mejor Drama. Shailene Woodly ganó el Premio como Mejor Actriz de Reparto en los Independent Spirit Awards y Alexander Payne al Mejor Guión.

02 junio, 2017

El lado A

How I met your mother
(Cómo conocí a tu madre)

Hace unos días terminé de ver How I met your mother y volví a pensar en una de las máximas favoritas de este barrio: El lado A y el lado B de las cosas. ¿Se acuerdan de ese post? Para los que no hicieron los deberes o les da fiaca volver en el tiempo al link alusivo, vale la pena repasar de qué estoy hablando.

Hace mucho tiempo, los discos tenían un lado A y un lado B. Era imposible pensar en escuchar primero el lado B porque el A no sólo se imponía por una cuestión lógica, sino también porque generalmente tenía los mejores temas. El lado A era supremo, imbatible, ponía toda la carne al asador pero el mismo objeto de culto nos motivaba a seguir y pasar al lado opuesto, el B. Ese otro lado tenía alguna sorpresa, había algún éxito esperado, pero también tenía gusto a final. Se me ocurre que el lado B es parecido al día domingo. Forma parte del fin de semana, pero se disfruta con cierta nostalgia sabiendo que el lunes está a la vuelta y con él, nuestras obligaciones. El A es un viernes a la noche con algo de mañana de sábado. El fin de semana en todo su esplendor. 
How I met your mother es un auténtico lado A. Tiene todo: comedia, romance, suspenso, romance, aventuras, romance, drama y romance. 
¿Cómo venderles de manera express una serie de 9 temporadas? 
Con una sola palabra: Legendaria.


How I met your mother es una de esas series que hay que ver una vez en la vida. Luego, hay que dejar pasar el tiempo y volver a ella, como se vuelve a esas canciones del lado A.
Las primeras temporadas son llevaderas, simpáticas, inofensivas y están bien contadas. Un padre, el arquitecto Ted Mosby (Josh Radnor) le cuenta a sus hijos su gran historia de amor: cómo conoció a su esposa, la mamá de esos chicos. No revela su identidad hasta la última temporada. Tampoco ahorra detalles y durante nueve temporadas nos da pistas: el famoso paraguas amarillo, una guitarra y la lluvia conforman las miguitas de pan que nos conducirán al tan esperado encuentro. El Ted del futuro, el que conoceremos al final de la serie, se toma su tiempo para contarle a sus hijos, ya adolescentes, sus idas y venidas, sus sus golpes de suerte, sus fracasos y los de sus amigos.

Uno cree que después de un día laboral, ver un capítulo de How I met your mother es una bocanada de gracia. Y algo de eso hay, hasta que un hecho puntual en la sexta temporada cambia el registro de la serie. Nos sacude. Nos pone en alerta y viene a decir que no siempre el sociópata Barney Stinson (Neil Patrick Harris) nos hará sonreír. Nos recuerda que Marshall Ericksen (Jason Segel), podrá ser un personaje que compone canciones de de rima dudosa, pero también es ese abogado que desprecia la corporación que le da de comer y deberá pelear por lo que en verdad le interesa: la causa ambientalista. Robin, la chica que llegó de Canadá con el título de periodista bajo el brazo, tendrá que pagar durante años su derecho de piso para que la tomen en serio y Lily lamentará más de una vez haber abandonado sus metas profesionales a causa de la familia. ¿Y qué decir de Ted? El bastión del grupo que nos impulsa a ver un capítulo y otro y otro más hasta el fin y parece adivinar nuestro pensamiento y filosofía de vida. Ted Mosby se lleva el primer premio a la ñoñez y nuestro corazón. Teniendo en cuenta este panorama, How I met your mother demostró ser algo más que una sitcom. Se permitió coquetear con el drama. Nunca será una nueva versión de Friends simplemente porque How I Met your mother es un perfecto lado A y ¿adivinen quién está del lado B? 
Sí, la sobrevalorada Friends.
Lo dije.
Y me hago cargo.


How I met your mother es la clase de sitcom heredera directa de Friends en el sentido de comedia que trata el paso de los años de un grupo de amigos hasta llegar a la adultez romántica, económica y laboral. Como en Friends, hay una pareja firmemente constituida (Lily - Marshall vs. Mónica - Chandler), un mujeriego (Barney vs. Joey), un chico romántico (Ted vs. Ross) y la chica linda del grupo (Robin vs. Rachel). En How I met no existe Phoebe y ni falta hace. Sí, las dos transcurren en NY y cuentan las aventuras de un grupo de amigos y no se parecen en nada. Por eso existe un lado A perfecto y un lado B olvidable y poco perdurable en el tiempo. 
El grupo de Friends huele a naftalina. En cambio, Barney, Robin, Lily, Marshall y Ted son frescos y se los ve más ¿reales? Disfrutan del sexo, hablan de eso, se juntan a beber de todo menos café, les encanta comer, fumar, son miserables y pueden ser crueles pero juntos conforman el más sólido grupo de amigos. En How I met your mother se habla de la homosexualidad, de la búsqueda paterna, de los amigos que se pierden en el camino y de los sueños que dejamos atrás en post de ver felices a los que nos rodean.    
Estas cosas no pasaban en el lado B.
Y aunque, como suele pasar, el final fue controvertido para muchos, para este barrio fue el mejor cierre, el más ñoño, el más tremendo, el más lacrimógeno y agridulce de una sitcom. Hizo honor a ese lado A  mil veces escuchado, el de los grandes éxitos, el que será siempre el mejor de todos.



Nota: No sólo amamos fuerte How I met your mother por sus personajes, sino porque durante 9 temporadas musicalizaron escenas perfectas con Wilco, The Magnetic Fields, Belle and Sebastian, The Kinks y ese capítulo perfecto de la Navidad de Robin con AC/DC, entre tantos otros.

15 mayo, 2017

Sepan disculpar


No nos quedamos sin temas, sin ganas, sin motivos.
De hecho, quisiera terminar la carta prometida para el Señor Clooney, contarles 10 buenas razones para ver una película que lo tiene como protagonista en Hawaii, recomendarles otra joyita de los hermanos Duplass, quiero que se enamoren como yo de Luke Evans, que se animen a visitar nuevos lugares y redescubran otros...
Pero llegó el otoño.
Y nada más importa.
O casi nada.
El blog sabe cómo sentimos y vibramos en esta estación.
Y por eso entiende de mis tiempos otoñales. 
No me presiona ni me apura.
Me deja disfrutar mi estación favorita.
Es tan generoso que da un paso al costado y me espera.
En otoño hibernamos.
La frecuencia blogger se cae como las hojas de los árboles.
Nos ponemos en pausa sin culpa y disfrutamos.
No somos ardillas, pero parecemos.
Estamos provistos de cosas buenas, que nos hacen bien a la panza y al corazón.
Queremos saborear el cambio de estación y después contarles qué cosas nos inspiraron.
Ya lo dije alguna vez pero vale la pena repetirlo: otoño, estoy enamorada.
Y ese amor otoñal me despeina y me desordena los días de publicación. 
Quizá, encuentren posteos en días atípicos. O no.
El amor nos altera las publicaciones.
Sepan disculpar.
El blog no cierra, sólo tiene las persianas un tanto bajas durante unas semanas y nosotros tomamos el solcito tibio que cura todo.
Gracias por esperar.
Los dejo con mi chico otoñal favorito.


05 mayo, 2017

Baficiando

En 2015, me asomé tímidamente al Festival de Cine Independiente y me gustó.
En 2016, repetí la experiencia y redoblé la apuesta.
Este año ya no puedo hacer de cuenta que no pasa nada: el BAFICI se convirtió en un evento fijo anual de este barrio y entre otras obligaciones y compromisos, hacer huecos en la agenda fue una tarea más durante los últimos días de Abril para ver cine independiente, entre semanas, a deshoras, en distintos barrios.
La grilla del BAFICI es un gran prode. A veces, por cuestiones horarias y superposiciones quedan muchas fuera del camino. Hay que elegir y apostar. Es parte del folclore del festival.
También es una lotería. Podemos llevarnos una gran decepción o una alegría. 
Además de buen cine, en el festival podés encontrarte con una amiga haciendo una cola interminable por una entrada, tomar una riquísima merienda mientras seguís repasando la grilla y sorprenderte entre tanta gente del palo del cine con un viejito de bastón y andar lento que se movilizó de su poltrona para ver la retrospectiva de Moretti. 

El BAFICI pasó y dejó huella en el barrio.
Si extrañan los balances cinéfilos de fin de año de la vecinita, acá una muestra de nuestro paso por el Festival de Cine Independiente 2017!  

Kedi
Directora:  Ceyda Torun
(Estambul)


No hay comienzo más auspicioso que arrancar el BAFICI viendo el documental de la realizadora turca Ceyda Torun. Como buena y auténtica cat lover, sabía de antemano sobre la existencia de Kedi, lo que no sabía era que iba a salir del cine emocionada, no sólo por los paisajes hermosos de Estambul, sino por los testimonios de su gente y sus indiscutidos protagonistas: los gatos callejeros.
Con la cámara a ras del suelo, adoptando el ángulo visual de los mininos, la cineasta turca toma a modo de muestra el recorrido, la historia y las aventuras de siete gatos que se fusionan con hermosas vistas marítimas y aéreas y la imponente Mezquita Azul. 
Kedi no es simplemente un documental "de gatitos", se trata de un estudio sociológico y cultural sobre el impacto que generan los gatos en los ciudadanos que conviven con ellos. Algún entrevistado dice que tienen superpoderes. Otros aseguran que los gatos conocen la existencia de Dios. Hay una mujer que afirma que en el país donde deben ir cubiertas, ellos florean orgullosos su belleza, su elegancia, su estirpe salvaje y está bien que así sea. Hay quien dice que los gatos le salvaron la vida y lo ayudaron a salir de una depresión. Está la famosa mal llamada "loca de los gatos" que alimenta a un batallón a diario. También aquel empleado que trabaja en un restó para turistas y alimenta al callejero con pavo y camembert. Ceyda Torun no deja a nadie fuera y se encarga de reafirmar con las imágenes y los testimonios que sin estos amores de cuatro patas, todos los rincones de la ciudad perderían su alma. 
Y por último, la toma de una vasija con agua y un cartel con una frase sintetiza TODO:

Esta agua es para los gatos y los perros. Si usted no quiere verse desesperado en otra vida por un trago de agua, no la toque.

Kedi es una joya que emociona durante 79 minutos, especialmente a la comunidad cat lover.
Imperdible. Hermosa. TODO. 
Y me quedo corta.

Listen up Philip
Director: Alex Ross Perry
(Estados Unidos)

No importa lo que haga ni con quién trabaje Jason Schwartzman: siempre voy a estar enamorada de él. Seguramente este año me explayaré al respecto en la sección Todas aman, pero más allá de mi amor, debo decir que fue difícil verlo en Listen up Philip. Su personaje, Philip, es una especie de escritor maldito, insoportable, narcisista y bastante miserable. Todo suena horrible y poco tentador, pero hay que rascar la superficie. Detrás de todo el espanto está Jason y por eso y su coequiper, Elizabeth Moss (Peggy de Mad Men) no nos levantamos de la sala. En definitiva, la película no está mal, sólo hay que poder lidiar con este personaje poco amable y el de su padrino vejete literario, tan o más insoportable que el mismísimo Philip.
Con una novela recién publicada, el protagonista pretende ser uno de esos escritores que no se venden al "sistema". Su idea de éxito es ser leído por pocos, no ser accesible. Nadie parece entenderlo hasta que la vida lo cruza con Ike Zimmerman, un escritor longevo venido a menos que no sólo le elogia su novela sino que oficiará de mentor y hasta le ofrecerá su casona en el campo para que Philip logre aislarse de la city y mejore su proceso creativo. 
La película gira en torno a Philip y sus neurosis; a lo Woody Allen pero distinto. Por suerte está su novia Ashley como contrapunto y si bien el director le hace pasar momentos poco amables con Philip también se encarga de darle los laureles de la victoria. Y eso nos encantó. Ashley pone la cuota de esperanza en la película. Tiene una fortaleza que a Philip le vendría bien imitar. Es quien atraviesa la crisis, aunque cueste, se autodescubre en el proceso, sana y finalmente sale bien parada y con la frente en alto.
Vale la pena llegar a ver eso.
Sí, y además tiene un gato.

Certain women
Directora: Kelly Reichardt
(Estados Unidos)

La película de Kelly Reichardt aplica a ese tipo de cine de pequeños detalles, de cine reflexivo, de tomas pausadas, frío crudo y la soledad de la localidad de Montana, como un elemento más de la historia. 
Certain Women cuenta tres historias de mujeres y un último episodio que funciona como epílogo para cerrar el estado de cada una de ellas. En cada historia se refleja la lucha de la mujer actual en un mundo lleno de prejuicios donde el machismo sigue reinando.
La vecinita destaca la historia de Laura Dern, una abogada que deberá oficiar -según la necesidad- de psiquiatra, negociadora o simple dama de compañía de acuerdo al estado anímico de su cliente. La misma que pone en palabras lo que todas pensamos: Si fuera hombre, todo sería distinto. 
No apta para los intolerantes al ritmo cansino de pueblo.


The color wheel
Director: Alex Ross Perry
(Estados Unidos)


Aprovechando que el BAFICI programó una retrospectiva del director Alex Ross Perry, fuimos a ver The color wheel porque no nos alcanzó con ver Listen up Philip.
 Había que darle una chance más y una tercera también, pero ya no dieron los horarios ni los días.
The color wheel tiene algo de road movie. Es la historia de dos hermanos que se reunen cuando ella necesita ayuda para ir a buscar unas cosas que quedaron en el departamento que compartía con su ex pareja y profesor de periodismo. Por supuesto, habrá inconvenientes y como en toda road movie, un descubrimiento del vínculo entre hermanos.
Alex Ross Perry, a quien llaman el flamante wonder boy del cine estadounidense, también protagoniza la película. Quizá sea exagerado su título de chico maravilla, pero voy a seguir apostando un poco más por él. Veremos en el tiempo si vale la pena.
Actualmente, está escribiendo un guión para Disney de ¡Winnie the Pooh! con Ewan McGregor.
Un oso, la miel y McGregor nos llaman. 



20th Century Women
Director: Mike Mills
(Estados Unidos)

Si mal no recuerdo, Annette Bening estuvo nominada este año como Mejor Actriz en los premios Oscar por su papel de Dorotea en 20th Century Women. Si no fue así, debería haber integrado la terna, aún sabiendo que ese premio iría a parar a manos de la Stone por La La Land. 
El director Mike Mills ya nos había contado su vínculo con su padre en la película Beginners con Ewan McGregor y Christopher Plummer. Con ésta cierra el círculo familiar, porque según sus palabras, esta película es un retrato de las mujeres que lo criaron: su madre, sus hermanas, las chicas de las que estuvo enamorado o aquellas en las que se fijó cuando iba a la escuela y las que conoció en la escena punk rock, donde dice haber aprendido sobre el amor.
La película nos ubica a fines de los 70, en la casa de huéspedes de Dorotea y Jamie, su hijo adolescente. Allí conviven junto a Abby, una fotógrafa que influirá en la educación musical de Jamie y en el mundo nocturno. William, un mecánico medio hipón "arregla tutti" que intentará acercarse a la dueña de casa, también alquila un cuarto. Completa el cast, la vecinita, Julie. Una adolescente que le encanta dormir en plan de amistad con Jamie, a pesar de saber que el chico está loco de amor por ella. La educación sentimental de Jamie estará moldeada por todo este entorno que lo rodea y al que su madre divorciada acude como apoyo ante la dificultad de conectar con su hijo teen.
20th Century Women es una película sobre generaciones, sobre el paso del tiempo, destacando eventos históricos y culturales que moldearon la historia de las personas, hay escenas blanco y negro donde el ex Presidente Jimmy Carter está dando un famoso discurso, hay otras psicodélicas, homenajes a Bowie, a la escena punk, a libros feministas y a la película Casablanca.
Mike Mills hizo una película hermosa, disfrutable, llena de música, color y nostalgia.
Una enciclopedia de época bien hecha. 

La messa è finita
Director: Nanni Moretti
(Italia)

A Nanni Moretti le interesan muchos temas, entre ellos, la política y la mamma. La messa é finita (la misa terminó) no es la excepción.
Moretti interpreta a Don Giulio, un cura que vuelve a su ciudad natal después de varios años oficiando de sacerdote en un pueblo. Sus compañeros de otro tiempo que soñaban con una revolución hoy son burgueses neuróticos. Sus padres van a separarse. Su hermana dejó de ser una niña y tiene un flor de problema. Además de las cuestiones familiares, el Padre Giulio también llega a una parroquia en ruinas que deberá sacar adelante.
Moretti siempre resulta conmovedor y también es muy gracioso, aún ante eventos poco felices.
La misa terminó tiene de los dos: momentos en los que lagrimeamos y otros que nos hicieron reír mucho.
Fue un buen cierre terminar con una de Moretti.

Hasta la próxima edición del BAFICI!